Home » Gastronomía » Las 5 reglas que usted debe saber para el consumo seguro de alimentos

Las 5 reglas que usted debe saber para el consumo seguro de alimentos

Las 5 reglas que usted debe saber para el consumo seguro de alimentos

Foto: Sara Winter/123RF

Tomado del blog Cubapaladar, www.blog.cubapaladar.org

Mejor prevenir que lamentar, una frase tan familiar y por momentos ignorada, se ha convertido en estos últimos días en una máxima para el comportamiento civilizado que pretende solventar la crisis sanitaria mundial por la enfermedad Covid-19 provocada por el virus SARS-CoV -2.

Precisamente a la Prevención es el llamado de los expertos respecto al manejo de alimentos ya que no existe en estos momentos reporte alguno que relacione a los alimentos directamente con la propagación de la pandemia. No obstante, cualquier medida es poca, cuando el peor enemigo que enfrenta la humanidad, es nuevo e invisible a los ojos.

Para disminuir el riesgo de que los alimentos constituyan una vía de trasmisión de la enfermedad siga estas reglas:

1. Planifique las compras
Las compras de los alimentos deben ser suficientes para satisfacernos y permanecer en casa una semana aproximadamente. En cualquier caso, no deben responder al pánico, sino a una estrategia de salud para su familia. Realice la compra en lugares con los que esté familiarizado. Para evitar las aglomeraciones acuda a establecimientos pequeños, donde no debe olvidar mantener el distanciamiento físico. Usted debe adquirir productos duraderos como huevos, granos, conservas y pastas. Son convenientes los productos agrícolas que resisten durante más tiempo en las condiciones hogareñas de almacenamiento como la calabaza, la malanga, el boniato, la zanahoria, el plátano burro y el nabo o aquellos que continúan su maduración en casa. Las hortalizas y frutas deben estar lo más frescas posibles. Considere comprar directamente en «organopónicos».

2. Fíjese en las condiciones de compra-venta
De ser posible, utilice guantes para manejar alimentos en el mercado. Es importante que los alimentos adquiridos se encuentren en buen estado, al comprar revise cada producto. Evite los alimentos listos para consumir que estén expuestos directamente al público. No mezcle los cárnicos con otros productos en una misma bolsa. En caso de encontrar productos rebajados por estar próximos a su fecha de vencimiento, cómprelos, todavía son seguros para su consumo, pero no olvide consumirlos a tiempo.

3. Higienice todo al llegar a casa
En cuanto regrese al hogar es vital lavar con abundante agua y desinfectar cada producto según sea pertinente. Maneje los productos sobre superficies limpias y si es posible, transfiéralos hacia un nuevo recipiente. Considere también que las bolsas de la compra y los envases como latas, botellas de vidrio o plásticas, cajas y nylon pueden ser higienizadas. En el caso de los embalajes, deséchelos en un lugar separado. Cuando termine de organizar, limpie todas las superficies con las que haya tenido contacto y lávese las manos. Todo lo que haya usado en la calle como su celular, cartera, dinero, etc. debe ponerlo separado de los alimentos y del lugar donde va a cocinar. El celular puede ser un portador de virus y bacterias.

4. Separe los productos en el refrigerador
Organice su refrigerador. No mezcle productos crudos y cocidos. Las carnes crudas o productos que puedan verter líquidos deben estar correctamente cerrados y preferiblemente ubicados en las últimas divisiones para prevenir derrames. Coloque los vegetales y frutas en las gavetas, así los mantiene separados y ayuda a su conservación. Revise en forma frecuente su refrigerador para asegurarse que sus productos estén en buen estado, recuerde que el popular refrán: «Una manzana podrida daña el barril completo«.

5. Sea meticuloso al preparar los alimentos
Lave sus manos y los productos antes de comenzar a manipularlos. Garantice que las superficies sobre las que vaya a trabajar están limpias. Utilice varias tablas para picar alimentos. Si tiene solo una, lávela al cambiar de producto pero nunca corte los alimentos directo en la meseta. Además, resulta fundamental cocinar los alimentos hasta alcanzar temperaturas seguras. La persona encargada de la preparación de los alimentos debe gozar de buen estado de salud: no tosa o estornude sobre los alimentos y nunca se lleve las manos a la cara mientras manipula algún alimento.

Apenas estamos conociendo al SARS-CoV -2. Sin embargo, tenemos a la mano herramientas básicas que aplicándolas apropiadamente contribuyen a prevenir esta y otras enfermedades que desde afuera de los reflectores aún continúan latentes. No escatime en esfuerzos, todo sea por consumir alimentos sanos y seguros.

Comentarios