Home » Noticias destacadas » Turismo y medio ambiente en Cuba: grandes aliados

Turismo y medio ambiente en Cuba: grandes aliados

La directora General de Medio Ambiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba (CITMA), Dra. C. Odalys C. Goicochea, conversa con Travel Trade Caribbean. Foto: Cortesía de la entrevistada

Entrevista con la directora General de Medio Ambiente del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente de Cuba (CITMA), Dra. C. Odalys C. Goicochea.

¿Cómo se vincula el sistema de protección ambiental al turismo?

Cuba cuenta con un sistema ambiental constituido fundamentalmente por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente, instituciones subordinadas como la Agencia de Medio Ambiente, la Oficina Regulatoria y de Seguridad Ambiental y sus delegaciones provinciales, así como los Órganos Locales del Poder Popular.

También intervienen la mayoría de los organismos de la Administración Central del Estado que gestionan y controlan recursos naturales.

La actividad del turismo y de otros sectores de la economía se entrelaza con la política ambiental a partir de la Estrategia Ambiental Nacional, el Plan de Estado para el enfrentamiento al cambio climático, así como con otros instrumentos de la gestión ambiental. El Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social al año 2030 también conecta ambas actividades a través de sus seis (6) ejes estratégicos, en particular el de Recursos Naturales y el Medio Ambiente.

Este sector tiene un vínculo estrecho con el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, guiado metodológicamente por el Centro Nacional de Áreas Protegidas, perteneciente a la Agencia de Medio Ambiente. Además, se vincula con los centros de servicios ambientales ubicados en todo el país.

¿Cuáles son los principales resultados y acciones de la Tarea Vida que contribuyen a lograr un turismo sostenible?

Dada la sensibilidad a los impactos climáticos de los principales escenarios de desarrollo turístico (ecosistemas marinos y costeros), este sector está altamente representado en el Plan de Estado para el Enfrentamiento al Cambio Climático (Tarea Vida).

En este sentido, la Tarea 1 (de un total de 11) identifica acciones y proyectos de adaptación al cambio climático necesarios para reducir la vulnerabilidad existente en las 15 áreas identificadas como priorizadas –de ellas 12 con desarrollo turístico-, considerando en el orden de acción a la población amenazada, su seguridad física y alimentaria, y el desarrollo turístico.

Foto: cortesía del CITMA

En los restantes elementos de la Tarea Vida se indica la protección de las playas arenosas: priorizar las playas urbanizadas para uso turístico y reducir la vulnerabilidad estructural del patrimonio construido; frenar el deterioro de los arrecifes de coral, rehabilitarlos y conservarlos en todo el archipiélago.

Asimismo, se apunta al turismo como uno de los sectores que deben «Implementar y controlar las medidas de adaptación y mitigación al cambio climático». Si bien la adaptación es clave para el turismo sostenible, la mitigación también es relevante. El desarrollo del turismo es una fuente importante de emisiones de gases de efecto invernadero en Cuba, ya que este sector consume el 12% de la energía producida en el país.

En el contexto de «Tarea Vida», el sector ha identificado y acometido acciones que priorizan la conservación, mantenimiento y recuperación integral de playas arenosas, aseguran la disponibilidad y uso eficiente del agua; y se trabaja en la transformación de su matriz energética.

En apoyo a estas acciones la Estrategia Ambiental Sectorial para el Turismo Sostenible en Cuba, establece que los estudios sobre cambio climático, variabilidad climática, vulnerabilidad y riesgos deben ser claves para diseñar e implementar productos turísticos.

La proyección estratégica al 2030, prevé una profundización en las acciones de adaptación y mitigación al cambio climático, en el contexto post COVID-19, a favor de un sector resiliente y bajo en emisiones, y del desarrollo del turismo sostenible y seguro.

¿Qué acciones desarrollan de conjunto el CITMA y el Ministerio de Turismo para lograr productos turísticos atractivos que conserven el entorno y contribuyan al desarrollo local?

Se ha trabajado integradamente en planes de desarrollo turístico locales y de carácter nacional.

El MINTUR participa sistemáticamente en cursos, talleres y encuentros de guías de naturaleza organizados por el CITMA para el diseño y actualización de productos turísticos, encuentros en los que se han tenido en cuenta iniciativas y emprendedores que tributan al desarrollo local.

También se comparten acciones en el ordenamiento turístico con el Instituto de Planificación Física; y se realizan recorridos para evaluar las potencialidades del turismo de naturaleza, aventura y rural, así como para controlar su estado.

Desde la Comisión Nacional de Turismo de Naturaleza se ha trabajado acorde a los principios de la política ambiental nacional en el diseño de senderos, caminatas y recorridos, mayormente ubicados en áreas protegidas naturales[1], las cuales deben cumplir estrictamente con las actividades reflejadas en sus planes de manejo, principales instrumentos para asegurar el mantenimiento y la preservación de los valores que atesoran.

En los proyectos que lo requieran se aplica la Evaluación de Impacto Ambiental para el otorgamiento de una licencia por la Oficina Regulatoria y de Seguridad Ambiental del CITMA. Esta entidad emite, además, los permisos para acceder a las áreas naturales según su categoría y nivel de protección.

Igualmente, en muchos casos se precisan los resultados de los estudios de capacidad y carga de los ecosistemas.

Hoy se apuesta por destinos que agrupen diferentes actividades según el tipo de entorno en el que se encuentren, a fin de diversificar las opciones e impulsar el desarrollo local.

Principales afectaciones ambientales derivadas de la explotación turística.

La construcción de infraestructura para el turismo en áreas ecológicamente frágiles ha conducido al fortalecimiento del proceso de Evaluación de Impacto Ambiental: una vez obtenida la licencia, los reguladores controlan rigurosamente la construcción y puesta en marcha del proyecto a fin de que no sea alterado el funcionamiento de los ecosistemas.

Este proceso atiende los impactos que pudieran producirse en cuanto a: fragmentación del hábitat por la construcción de carreteras, calzadas y caminos; barreras al movimiento de la fauna entre los ecosistemas terrestres y marinos; introducción de especies de plantas ornamentales para jardinería; contaminación por el tratamiento ineficiente de los residuos sólidos y líquidos; erosión de las playas; remoción de vegetación de la costa arenosa, entre otros.

¿Cómo contribuir a un turismo más sostenible?

Actualmente, el CITMA y el MINTUR han aprobado la presentación de proyecto GEF/PNUD “Incorporando la conservación de la biodiversidad y la mitigación del cambio climático en el desarrollo sostenible del turismo en Cuba”, el cual contempla proyecciones como:

  • Evaluaciones de impacto socioeconómico de la COVID 19 en el sector turístico cubano para orientar políticas de largo plazo para la sostenibilidad ambiental.
  • Integración de la conservación de la biodiversidad y la mitigación del cambio climático para promover estrategias de resiliencia y bajas emisiones.
  • Valoración económica sobre bienes y servicios ambientales en áreas prioritarias para el sector turístico.
  • Instrumentos financieros que incentiven la inversión en estrategias de mitigación del cambio climático y la conservación de la biodiversidad.
  • Establecer prácticas demostrativas de conservación de biodiversidad, por ejemplo: conectividad de ecosistemas, paisajismo de viales, manejo de especies exóticas invasoras, etc.
  • Metodologías estandarizadas para el diseño de productos de turismo de naturaleza en modalidades como: Senderismo, Observación de Aves, Cabalgatas, Navegación Naturalista, entre otras.
  • Apoyar la implementación de los sistemas de certificación ambiental y energética en instalaciones turísticas.
  • Sistema de medición inteligente digital centralizado estandarizado en el sector hotelero para el monitoreo continuo del consumo de energía.
  • Ampliación de las capacidades nacionales para el Sistema de Gestión de ese recurso.

[1] Sistema Nacional de Areas Protegidas (SNAP): Las áreas protegidas son áreas naturales, terrestres o marinas que determine un país, para garantizar la conservación, recuperación o preservación de las particularidades y riquezas medioambientales y culturales. Cuba posee 211 áreas protegidas identificadas, de ellas 77 son de significación nacional y 134 de significación local.

Comentarios