PUJALTE, sin miedo a las alturas

Una imagen vale más que mil palabras, pero Pujalte, primera empresa cubana que incorpora mujeres y hombres certificados en el trabajo vertical por cuerdas y posicionamiento, prefiere explicar a través de las plataformas de TTC, por qué han escogido el alpinismo industrial-urbano como opción para emprender en Cuba.

María Cristina Pujalte Infante, presidenta y creadora de esta sociedad unipersonal de responsabilidad limitada, comenta que su empresa ha transitado por las nuevas formas de gestión económica desde el trabajo por cuenta propia en el 2011, un proyecto de desarrollo local en el 2021, hasta convertirse en una mediana empresa.

Bajo esta forma de gestión, su equipo de trabajo ofrece servicios constructivos en áreas de riesgo y difícil acceso. Quienes lo integran se especializan en la reparación y limpieza de superficies, estructuras metálicas y cristales en hoteles e instalaciones industriales. Realizan todo tipo de reparación, mantenimiento e impermeabilización de piscinas, tanques y cisternas, también en las cubiertas. 

La sustitución de luminarias, trabajos de terminación en edificaciones, reemplazo y limpieza de vidrios, carteles y vallas, así como el mantenimiento y pintura a torres, chimeneas, cúpulas, faros marítimos y silos y la construcción rústica y reparaciones de ranchos de guano, también cuentan entre las labores que pueden realizar.

El Grupo Empresarial Palco, la Clínica Central Cira García, la Unión de Ferrocarriles y la Empresa de Gestión del Patrimonio SA son algunos de los clientes que ya conocen de la profesionalidad y compromiso con el objeto social de Pujalte.  

“Más allá de la especialización de nuestro equipo de trabajadores y de la calidad de las obras, PUJALTE se caracteriza por su impacto social al revolucionar la esfera de la construcción con su enfoque de género. Somos una empresa que trabaja sobre la base de la igualdad y presume de contar con mujeres desde las brigadas hasta los cargos directivos. Hemos abierto las puertas a profesionales de diferentes sectores (ingenieras, doctoras, económicas) que han encontrado una vocación alpinista”, destaca su presidenta.

En este afán de aportar a la sociedad, periódicamente PUJALTE capta y forma jóvenes desvinculados, hombres y mujeres que se incorporan al equipo. “Esta oportunidad les permite desarrollarse educativa, social y económicamente. Nuestra sucursal radica en Playa, sin embargo operamos en toda la Habana y pretendemos extendernos por todo el país”, asegura con mirada en el horizonte María Cristina Pujalte Infante, quien entre las ideas para seguir expandiendo la empresa, prevé el uso de las energías renovables, introducirse en el mundo de los acuapónicos e importar tecnología de punta para trabajos especializados en plomería.

Ferromar

MÁS NOTICIAS

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN

ESTAMOS EN REDES SOCIALES