Home » Turismo » La impronta francesa perdura en Cienfuegos

La impronta francesa perdura en Cienfuegos

La impronta francesa perdura en Cienfuegos

Elegante y señorial, de marcado toque afrancesado, Cienfuegos, ubicada al centro sur de Cuba, es la única ciudad de la América hispana que bajo el dominio español fue fundada por franceses: más de 40 colonos, fundamentalmente procedentes de Burdeos, al mando de Don Luis De Clouet. Establecida con el nombre de Fernandina de Jagua, el 22 de abril de 1819, durante este 2019 está celebrando su 200 Aniversario.

Cienfuegos, bien llamada la Perla del Sur, es una joya arquitectónica de gran influencia gala devenida uno de los más interesantes y pintorescos destinos turísticos de la Isla, muy demandada en programas de circuitos o combinados de las modalidades de turismo cultural, naturaleza y playa.

Su Centro Histórico es considerado un exponente representativo de la influencia de la Ilustración Española en América Latina y ejemplo de las ideas de modernidad y planteamiento urbanístico del siglo XIX. Declarado –en 2005– Patrimonio de la Humanidad, por vez primera a una ciudad decimonónica de Iberoamérica, muestra una fusión de estilos de finales del XIX y principios del XX en un conjunto urbano de extraordinarios valores patrimoniales, testimonio de los procesos creativos arquitectónicos y las técnicas constructivas de entonces.

La impronta de la génesis francesa en Cienfuegos subsiste en su diseño urbanístico, toponimia de algunas calles, arquitectura de edificaciones de estilos art nouveau, art déco y neoclásico; el Parque Martí con su Arco de Triunfo; el hotel La Unión by Meliá, vitrina del estilo neoclásico aportado por los franceses; las tumbas de fundadores y sus herederos que yacen en los cementerios de Reina y Tomas Acea; familias descendientes que han traído hasta nuestros días sus apellidos galos; presencia de la cultura francesa en la cienfueguera…

Aún hoy reafirman cierto halo francés la estilización de las costumbres en útiles domésticos, técnicas de tejido, vajillas, hábitos alimentarios, así como en elementos de la identidad citadina, el escudo y la bandera locales, que vinculan a Cienfuegos ineludiblemente con Francia.

Los lazos se salvaguardan también mediante la cooperación entre Cienfuegos y la Agencia Francesa de Desarrollo –que coopera con Cuba desde mediados de 2016 cuando estableció oficina en La Habana. De acuerdo con las previsiones, se debe reordenar una zona de la bahía para uso turístico; crear un paseo peatonal en el Centro Histórico; y diseñar un programa de transformación digital de las principales arterias citadinas. Se incluyen igualmente servicios ambientales de carácter marítimo-portuario, así como el manejo integrado de cuencas y áreas costeras.

La presencia e influencia francesa en la ciudad es objeto de estudio sistemático por parte de científicos e historiadores, a la vez que generan debates, eventos teóricos y talleres; muchos de esos ejercicios académicos se desarrollan en conjunto con personalidades e instituciones francesas, seguidores también de estas huellas.

Justo en el contexto de las actividades por el bicentenario –reportado por 5septiembre.cu–, fue inaugurado el Centro Cultural Palacio Leblanc, donde cobrarán vida las referencias de la impronta francesa. Asimismo, se presentó el libro Huellas francesas en Cienfuegos, editado por la Oficina del Conservador de la ciudad, que recopila una selección de investigaciones sobre la presencia gala en la urbe y en la identidad de sus habitantes, cuyo texto se halla en proceso de impresión en Francia, gracias a las excelentes relaciones con la Asociación Cuba-Cooperación Francia que apoya, patrocina y financia diversos proyectos que coadyuvan a preservar la impronta gala en el patrimonio de esa urbe.

Comentarios