Home » Noticias destacadas » Especial TTC: Turismo caribeño: Imprescindible la recuperación el verano próximo

Especial TTC: Turismo caribeño: Imprescindible la recuperación el verano próximo

Especial de TTC. Turismo: Crece la nostalgia por los canadienses
Foto: ©grafner/123rf

Por Frank Martin

El año 2022 que no solo comenzó con una aún complicada pandemia sino también con una peligrosa guerra en Europa exige solo un resultado: seguir con la restauración  del turismo durante el verano que ya casi está aquí.

Es lo que afirma la Organización de Turismo del Caribe (CTO) que pese a vientos y mareas cree en que este año se establecerá una base para el progreso del turismo internacional.

Con tal plataforma CTO vaticina que habrá en el mundo una «pandemia» en 2023 y 2024 pero solo de  viajes.

Pese a lo que pasa actualmente en el mundo la corriente optimista no aparece como desalentada.  La CTO reunió criterios de sus naciones integrantes para subrayar su pronóstico en una reunión reciente durante dos sesiones. Algunos criterios  son más realistas que otros.

Según reportes en la prensa invitada a la reunión mencionada, los delegados señalaron opiniones de gran importancia.

Tras casi dos años de pandemia, los destinos desconfían y con razón. Pero el creciente número de visitantes y la sensación de que la COVID-19 está pasando de un estado de pandemia a uno endémico, hace que muchas islas del Caribe tengan esperanzas para los próximos meses, escribió una revista del área al respecto.

Otra prueba del compromiso caribeño con la realidad es que la gran mayoría de los miembros de CTO no han retirado sus medidas y protocolos de protección contra el coronavirus y sus modalidades y extienden el uso de las vacunas disponibles.

Medios de prensa del Caribe citaron entre otros a las autoridades del turismo regionales como las de Antigua y Barbuda que creen en un verano «bueno» en 2022 en esta parte del mundo no importa los augurios grises.

Esperan  incluso un retorno a la normalidad de los barcos cruceros en los mares caribeños.

Desde luego existen grandes  preocupaciones en la industria más importante del Caribe acerca de la guerra en Ucrania.  Independientemente de los criterios políticos, que son diversos, existen un par en el que siguen existiendo dudas: ¿Los turistas rusos y los ucranianos seguirán llegando?. 

Agencias europeas de prensa divulgaron, por ejemplo, en los últimos días que unos 15.000 turistas rusos y 2.000 ucranianos estaban en  la República Dominicana debido a las restricciones de viajes  impuestas en torno a la operación militar rusa.

En el caso de esa república ya existía en el momento de escribir esta nota la decisión de aerolíneas rusas de transportar a los viajeros rusos de vacaciones a su país. El gobierno dominicano dijo, por su parte, que estableció además un acuerdo con las cadenas hoteleras para «garantizar» el alojamiento de los turistas «hasta que se encuentre una solución».

«En realidad somos ciudadanos del mundo y tenemos criterios sobre lo que pasa en Ucrania, una guerra  que quisiéramos que terminara cuanto antes, pero ni  los turoperadores, ni los gobiernos, ni las empresas podemos hacer mucho más que tratar de proteger nuestra industria de las consecuencias», confesó a TTC un empresario vinculado al sector.

Una de las reacciones ha sido colaborar con soluciones prácticas que no impliquen revelar cualquier parcialidad política en la cuestión, sean rusos o sean ucranianos los turistas o de cualquier otra nacionalidad.

Y mantener abierta la restauración turística en marcha con las medidas más adecuadas posibles.

FM

Comentarios