Home » Noticias destacadas » Especial de TTC: Pese al Covid-19, no olvide abril en el Caribe

Especial de TTC: Pese al Covid-19, no olvide abril en el Caribe

Especial de TTC: Pese al Covid-19 no olvide abril en el Caribe

Foto: konstanttin/123RF

Por Frank Martin

Servicio de TTC.- Abril suele ser un mes excelente en el Caribe. Este mes el clima caribeño es en extremo balanceado por la naturaleza.

La temperatura diurna suele anclarse en los 29 grados centígrados. La nocturna baja a 23 grados para dejarnos dormir en cualquier playa mirando las estrellas sin pasar calor.

La temperatura del mar es la deseada: 26 grados centígrados.

Solamente perturbará a quien no le guste, la lluvia, que suele abarcar un promedio de 11 días.

No hace falta decir que ese paraíso lo ha estropeado un enemigo planetario: el coronavirus.

Abril como mes promedio es inolvidable para los visitantes de la región caribeña por su benigno clima.

Abril de 2020 valdrá la pena ser olvidado por quien regrese de vacaciones a la región.

Hoy el rey es Covid-19. Habrá que admitirlo.

Los avisos a disuadir al turismo de visitas son numerosos. Son numerosas las prohibiciones de viajes.

Abundan las advertencias de que no se visiten las islas porque de hacerse el viajero se arriesga al impacto del horrible coronavirus y sus consecuencias.

El Caribe Oriental, que parecía estar escapando con pocos daños de la pandemia está fortaleciendo sus medidas para vencerla.

En el momento de escribirse estas líneas se han aplicado restricciones al movimiento y tráfico de personas y transportes.

Se establecen toques de queda y cuarentenas.

Si algún turista llega puede ser confinado al aislamiento por 14 días con el fin de establecer que no está contagiado.

¿Y cómo será el Caribe cuando Covid-19 sea solo un recuerdo?

La gran buena noticia es que el turismo regresará a sus playas, a su cultura y a su música en las calles.
Habrá incertidumbres como puede esperarse.

Pero especialistas afirman que los turistas de todo el mundo en 2021 querrán irse de vacaciones a otros lugares del mundo y escogerán con frecuencia al Caribe.

Van a ser sin embargo muchas las dudas y numerosos los cautelosos.

El coronavirus ha reducido sentimientos espontáneos de los viajeros: la seguridad y la confianza.

Cierto que podrán ser sentimientos falsos en muchos casos, pero por otra parte habrá alguno verdadero.

Se preguntará la gente cuán dañadas han quedado las islas en su tranquilidad después de la pandemia, o si queden vestigios de ella. ¿La salud pública será efectiva?

Los cruceros tendrán sus propias preocupaciones. Las escenas dantescas de pasajeros sin puerto a la vista con víctimas de la Covid-10 en camarotes contiguos no será fácil de borrar. Quizá exijan camarotes más grandes. Necesitarán además precios más bajos. Sentirán la necesidad de planes de emergencia para evitar catástrofes inesperadas como el coronavirus.

¿Bajarán las tarifas de cruceros, de aviones y de hoteles?

Los expertos dicen que sí. Es lo que ha ocurrido en épocas de incertidumbre. Terremotos, huracanes y ataques terroristas han causado caídas de precios aunque en baja escala y en lugares que se estimen peligrosos.

Pero el coronavirus ha golpeado al planeta completo.

Probablemente tras caídas de tarifas en los principales servicios turísticos incluyendo el transporte, los precios volverán a subir.

Por ahora no se sabe cuándo la Covid-19 será vencida.

No obstante, tanto la esperanza como la perseverancia y audacia humana ya están extendiendo invitaciones para abril en el Caribe en 2021.

Comentarios