Home » Negocios » Diez prioridades del Secretario General de la ONU para 2021

Diez prioridades del Secretario General de la ONU para 2021

ONU/Mark Garten Edit. El Secretario General de la ONU, António Guterres, durante un evento virtual en 2021 que marcó el 75 aniversario de la Asamblea General de las Naciones Unidas, que tuvo lugar en el Londres en enero de 1946. Tomada de Noticias ONU, news.un.org.

El año 2021 debe ser el año en que cambiemos de velocidad y pongamos el mundo en la senda correcta, asegura el Secretario General de la ONU, António Guterres. Para conseguirlo, es necesario antes que nada detener la pandemia de COVID-19, relanzar la economía de una forma que sea sostenible e inclusiva, y hacer la paz con la naturaleza, afrontando el cambio climático y la destrucción de la biodiversidad, todo siempre desde la unidad, la solidaridad internacional y el multilateralismo.

Después de un 2020 que nos trajo tragedias y peligros, “el 2021 debe ser el año en que cambiemos de velocidad y pongamos el mundo en la senda correcta”, ha afirmado el Secretario General de la ONU al presentar las diez prioridades que propone para el mundo en los próximos meses, durante una reunión oficiosa con los Estados miembros de la Organización, según lo ha publicado Noticias ONU-news.un.org.

António Guterres calificó 2020 como “un annus horribilis global, un año de muerte, desastres y desesperación”, pero quiso sentar las bases para un futuro más optimista asegurando: “Necesitamos pasar de la muerte a la salud; del desastre a la reconstrucción; de la desesperación a la esperanza; de las soluciones trilladas a la transformación”.

Para conseguirlo, señaló que los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Organización “son más importantes que nunca” y declaró que ha llegado el momento de asegurar el bienestar de las personas, las economías, las sociedades y nuestro planeta.

Para Guterres, todo ello es posible, pero para conseguirlo tiene que hacerse “desde la unidad”. Así, se han definido las 10 prioridades del Secretario General para el 2021.

1. Responder a la pandemia de COVID-19
“Las vacunas son la primera gran prueba moral que tenemos por delante. Deben ser percibidas como bienes públicos mundiales —patrimonio de la gente— disponibles y asequibles para toda la población”, dijo Guterres. Recordó que las vacunas están llegando rápidamente a unos pocos países, mientras que los países más pobres carecen por completo de ellas, lo que calificó como “un éxito de la ciencia, pero un fracaso de la solidaridad (…) Solo hay un vencedor en un mundo en el que unos tienen vacunas y otros no: el propio virus”, y recomendó: dar prioridad a los trabajadores de la salud y a los que corren más riesgo, proteger los sistemas de salud para evitar su colapso en los países más pobres, asegurar un suministro suficiente, ampliar la disponibilidad de licencias para intensificar la fabricación y fomentar la confianza en la vacuna.

2. Una recuperación económica inclusiva y sostenible
“Necesitamos invertir masivamente en los sistemas de salud en todas partes. Esa recuperación económica debe ser inclusiva y ningún país debe verse obligado a elegir entre la prestación de servicios básicos y el servicio de su deuda. Ello requiere un salto cualitativo en el apoyo financiero de los países ricos a los menos desarrollados. Para Guterres, el camino de la recuperación debe ser la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y la unidad internacional.

3. Hacer las paces con la naturaleza
“2021 es un año crítico para el clima y la biodiversidad”, aseguró el titular de la ONU, que el mes pasado pidió a todos los Estados miembros que declararan una emergencia climática en sus países.

Ese llamado lo reforzó con un llamamiento a la comunidad internacional para que alcance cinco hitos clave antes de la Conferencia sobre Cambio Climático, la COP26, que se celebrará en noviembre: Ampliar la coalición mundial para conseguir la neutralidad en carbono de aquí a 2050; Presentar contribuciones determinadas a nivel nacional para reducir las emisiones mundiales en un 45% de aquí a 2030, en comparación con los niveles de 2010; Avanzar en la adaptación al cambio climático, del 20% hasta un mínimo del 50% para 2024; Respetar todos los compromisos financieros; y Adoptar políticas de transformación mediante la imposición de un impuesto al carbono y otras medidas a fin de eliminar gradualmente la financiación de los combustibles fósiles.

4. Hacer frente a la pandemia de la pobreza y la desigualdad
Más del 70% de la población mundial experimenta una desigualdad de riqueza cada vez mayor, “en la vida, las oportunidades dependen, entre otros factores, del género, la raza, el origen étnico o familiar o el hecho de tener o no discapacidad”.
Las palabras de Guterres estuvieron reforzadas por un informe publicado por la organización no gubernamental Oxfam que reveló que solo con el aumento de la fortuna de los diez hombres más ricos durante la crisis habría suficiente para evitar que nadie cayera en la pobreza a causa del virus y para pagar la vacunación contra el COVID-19 para todo el mundo; y propuso un conjunto de acciones para hacer frente a ello.

5. Revertir el asalto a los derechos humanos
Enfatizó en que el estado de derecho está en peligro por la fragilidad de los sistemas judiciales, y que las mujeres, las niñas, las minorías y las personas LGBTI padecen una discriminación y una violencia crónicas. A ello se suma que la pandemia ha desencadenado su propia crisis de derechos humanos; la enfermedad está teniendo un impacto desproporcionado en las minorías, las personas con discapacidad y las que sufren marginación.

Frente a ello, Guterres destacó la necesidad de eliminar la desigualdad racial, alzarnos contra el auge del neonazismo y la supremacía blanca, luchar contra el racismo y la discriminación y promover y proteger plenamente todos los derechos humanos.

6. Alcanzar la igualdad de género
“La COVID-19 ha sacado a la luz lo que con demasiada frecuencia se pasa por alto (…) las mujeres son las que se han visto más afectadas por la pérdida del empleo y más abocadas a la pobreza (…) es hora de cambiar las viejas estructuras y abandonar los modelos caducos. Si la economía formal funciona, es solo porque está subvencionada por el trabajo de cuidados no remunerado que realizan las mujeres”, aseguró el titular de la ONU.

7. Superar las divisiones geopolíticas y encontrar un terreno común
“Para hacer frente a las amenazas a la paz y la seguridad que nos acucian hoy en día, tenemos que encontrar un camino de vuelta al sentido común. Necesitamos un Consejo de Seguridad unido”, observó el Secretario General para quien es necesario evitar una gran fractura que divida al mundo en dos.

8. Reconstruir el régimen de desarme y no proliferación nuclear, que se está erosionando
Recientemente entró en vigor el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares y Guterres exhortó a todos los Estados a que apoyen el objetivo de este Tratado. Sin embargo, observó que, a pesar de este acontecimiento positivo, “el deterioro de las relaciones entre los Estados poseedores de armas nucleares debería ser motivo de alarma (…) Insto a esos Estados a que encuentren un terreno común en la Conferencia de Examen del Tratado sobre la No Proliferación de las Armas Nucleares que se celebrará este año”.

9. Aprovechar las oportunidades que ofrecen las tecnologías digitales, sin dejar de protegernos de los crecientes peligros que encierran
Durante la pandemia, las tecnologías digitales han permitido que las sociedades sigan funcionando y las personas se mantengan conectadas. Pero la pandemia también ha dejado al descubierto una enorme brecha en el acceso a esas herramientas, incluida la existencia de grandes disparidades de género.

10. Un reajuste para el siglo XXI
Como última prioridad, el Secretario General de la ONU señaló que es necesario reforzar y repensar nuestra gobernanza del patrimonio mundial esencial, que no es solo la salud pública, sino también la paz y nuestro medio natural.

Guterres terminó de exponer sus prioridades de la misma forma en que terminó cada una de ellas: que lograr los cambios es posible si se hace desde la unidad y el multilateralismo. “Toda crisis desencadena un cambio. Podemos dejar atrás un annus horribilis para hacer del presente un annus possibilitatis: un año de posibilidades y esperanza. Es posible construir el mundo que queremos. Debemos conseguirlo. Desde la unidad”.

Fuente: Noticias ONU

Comentarios