Home » Eventos » Celebremos el Día Mundial del Daiquirí (+Receta)

Celebremos el Día Mundial del Daiquirí (+Receta)

El Daiquirí se ha combinado con muchas frutas y plantas aromáticas para crear deliciosas versiones del trago clásico. Foto: TTC

El Daiquirí, ese coctel que pareciera llevar en sí la esencia de tres símbolos cubanos (tabaco, azúcar y ron), está hoy de cumpleaños. Así es, leyó bien, de cumpleaños. El trago que enamoró a Hemingway para llegar cada mañana al Floridita y encender la mecha de su inspiración no es poca cosa, lleva en sí historia y sabor de la esencia misma de una isla de sol y ritmo, y ha logrado a través del tiempo sintetizar esos valores en su textura criolla. Por eso homenajeamos cada 19 de julio, Día Mundial del Daiquirí, la fuerza exquisita de su simbolismo. ¿Le servimos un traquito de historia?

La historia del Daiquirí

El 19 de julio, se celebra esta fecha conmemorativa., Se decidió, desde que en febrero de 2017 la Asociación de Cantineros de Cuba declarara a ese coctel como representante de nuestro país en la cartera de cocteles clásicos de la International Bartender Association. No es poca cosa, que en una mezcla tan pequeña se lleven los sabores representativos de una nación ronera como Cuba.

El primer capítulo de la historia del Daiquirí, cuenta el sitio oficial de Cuba Ron, fue escrito en medio del mágico encuentro de dos mundos diferentes, cuando los embajadores del placer intercambiaron la transparencia de las volutas del tabaco por el ardiente dulce de la caña de azúcar y por supuesto, el ron, la bebida del Caribe.

En el año 1896, en las inmediaciones de Santiago de Cuba, en la Zona Daiquirí, existía una mina de hierro donde trabajaba un ingeniero estadounidense, llamado Jennings Cox, conocido por ser el padre del cóctel Daiquirí: una vez que se acababa la ginebra, el ron era la bebida que se encontraba con facilidad en la zona y así un día el ingeniero Cox, cuando un capitán del Ejército Libertador visitaba al gerente, en sus minas, luego de largas caminatas y charlas, coincidieron en la urgencia de un trago frío, revolviendo y agitando lo que tenían cerca, ron con un poco de zumo de limón de la zona y un poco de azúcar, para que la bebida no fuera tan fuerte, creando así un sour de ron.

Aunque se había hallado la síntesis sensual de la bebida, aún habría que esperar a que la bautizara un ingeniero italiano, Giacomo Pagliuchi, colega de Cox, quien eligió el nombre de “Daiquirí”, en honor a las minas donde trabajaba su amigo.

Ellos mismos lo trasladaron al bar del desaparecido Hotel Venus, en Santiago de Cuba, conocido como Bar Americano, y allí se lo comentaron al cantinero, quien inmediatamente comenzó a preparar el Daiquirí para los presentes.

Difícil saber si alguno de los tres sospecharía qué lejano camino de fama y leyenda recorrería esta bebida. Por cuántas paladares de famosos, mafiosos, artistas, creadores, gente apenada o cubanos de a pie pasaría la mezcla mágica del Daiquirí, para infundir emociones y sensaciones tan particulares.

El Daiquirí obtendría la fama internacional algunos años después, en 1909, cuando el almirante Lucius W. Johnson, quien había probado la bebida en Cuba, la llevó al Club del Ejército y de la Marina en la ciudad de Washington. Desde allí, al mundo llegó su sabroso pellizco de cubanía.

El matrimonio con el Floridita

Pero por la propia Cuba el cóctel seguía su ruta de preferencia popular. Era de lo más pedido en Santiago de Cuba y de allí Emilio González (Maragato), cantinero de origen español que trabajaba en el hotel Florida en la Habana Vieja, en una visita que realizó, lo trasladó a La Habana; éste lo popularizó y a su vez se lo dio a conocer a su amigo Constantino Ribalaigua (Constance), que para entonces era el propietario del Floridita, quien se entusiasmó y comenzó a trasformar el cóctel, creando varias combinaciones hasta que finalmente sale el Daiquirí Frappé.

A principios del siglo XIX, existía un bodegón típico de esa época donde se servían bebidas tradicionales y que tuvo siempre una gran aceptación, debido en parte a su estratégica ubicación cercana a la Plaza de Albear en la zona conocida como La Habana Vieja, conocido como La Piña de Plata, precisa Cuba Ron.

Cien años más tarde, una curiosa anécdota transforma la historia del citado establecimiento. En 1915, Serafín Parera Coll, un emigrante catalán que había hecho fortuna en México, regresaba a España. A su llegada al puerto de La Habana se sintió enfermo y no pudo continuar el deseado viaje. Tiempo después fallecía en la capital cubana, siendo el primer miembro de la familia Sala. La herencia del legendario emigrante pasó a manos de sus sobrinos, siendo el mayor de ellos, Narciso Sala Parera (1879-1953), a quien le correspondió la administración de la inesperada fortuna familiar, de cierta importancia en aquella época.

Así, en 1918, la citada Piña de Plata pasó a manos de los hermanos Sala Parera. Años después, El Café, como se le llamaba en la familia Sala al negocio, pasó a denominarse Café Restaurante La Florida.

Entre sus empleados se encontraba un joven de Lloret de Mar -ciudad natal de la familia Sala- llamado Constante Ribalaigua Vert, que pasó del oficio de aprendiz a ocuparse en exclusiva del bar y, en especial, de la preparación de las bebidas que se servían a los clientes, quienes tuvieron la suerte de conocer allí el sabroso trago.

Hazte tu Daiquirí hoy

Foto: Michelle Raponi en Pixabay

Por si quieres celebrar la fecha, aquí te regalamos la receta clásica del Daiquirí:

Para 1 unidad:

  • Ron blanco50 ml
  • Zumo de lima25 ml
  • Azúcar cucharilla1
  • Hielo
  • Tiempo totalm
  • Elaboraciónm

Con ayuda del vaso medidor vertemos en la coctelera una parte de zumo de lima recién exprimido, el azúcar y dos partes de ron blanco (en este orden, pues siempre los “diluyentes” se colocan antes). Después, añadimos cuatro o cinco cubos de hielo –preferiblemente industrial, para evitar malos aromas de la nevera–. Tapamos y agitamos la coctelera durante 15 segundos, sirviendo el cóctel con ayuda del filtro de la propia coctelera o el colador en un vaso de cóctel.

Te recomendamos el perfecto maridaje del cóctel con un buen son cubano de fondo. ¿Qué mejor idea para celebrar el Día Mundial del Daiquirí?

(Con información de Cuba Ron y Cuba Go)

Comentarios