Cancún: el turismo náutico se convierte en una amenaza ambiental

Cada año cerca de 800,000 mil turistas visitan el Área Natural Protegida Parque Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc y el Parque Nacional Arrecifes de Puerto Morelos para realizar actividades relacionadas principalmente con el buceo y el snorkel en la zona de arrecifes, los cuales forman parte del Sistema Arrecifal Mesoamericano (SAM), la segunda barrera de corales más grande del mundo.

La presión sobre los arrecifes causada por la enorme carga de visitantes sumada a fenómenos como el blanqueamiento del coral, el cambio climático e incluso el encallamiento de embarcaciones, aceleraron el proceso de destrucción y deterioro de los grandes bancos de coral que rodean la zona hotelera de Cancún, Puerto Morelos y Cozumel.

Ante este panorama, a principios de los años 2,000 organizaciones no gubernamentales coordinadas con las autoridades ambientales responsables, pusieron en marcha un ambicioso plan para “crear” nuevos atractivos en el fondo del mar que liberaran la presión sobre los arrecifes naturales.
De esta forma inició el hundimiento de embarcaciones que en su momento formaron parte de la flota de la Armada de México.

Los cañoneros 55 y 58 en Cancún, barcos gemelos, fueron donados por Estados Unidos al gobierno de México en 1962 y luego de varias décadas en servicio finalmente fueron dados de baja, los hundieron muy cerca de Punta Cancún, entra la zona hotelera de Cancún e Isla Mujeres, con a intención de crear arrecifes artificiales que fueran atractivos para los turistas.

Como parte de este plan piloto también se hundieron embarcaciones en Puerto Morelos y uno más en Cozumel.

El Juan Escutia C-56, un navío de la Segunda Guerra Mundial es ya un arrecife artificial muy visitado frente a Puerto Morelos, mientras que el Felipe Xicoténcatl, una antigua barredora de minas descansa en el lecho marino frente a la isla de Cozumel.

Otro de los grandes proyectos que se pusieron en marcha para reducir el número de visitas a los arrecifes naturales fue el Museo Subacuático de Arte (MUSA), el museo cuenta con cerca de 500 piezas agrupadas en diferentes salones, la mayor parte son obras del artista británico Jason deCaires Taylor, pero desde su inauguración oficial en 2010 se han sumado diversas obras de artistas nacionales e internacionales.

Actualmente está en marcha un nuevo proyecto impulsado por Asociados Náuticos Quintana Roo, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), Parque Nacional Costa Occidental de Isla Mujeres, Punta Cancún y Punta Nizuc, Reef Aquaculture Conservancy (RAC), el Instituto Nacional de Pesca y Acuacultura (INAPESCA), la Administración Portuaria Integral de Quintana Roo (APIQROO) y varios consultores ambientales.

Asociados Náuticos estiman que tan sólo en El Meco, ubicado entre Puerto Juárez y Cancún, se reciben diariamente 4,500 turistas. Fuera de los polígonos de veda, pero muy cerca de este arrecife se hundieron 21 estructuras para crear un nuevo atractivo para los amantes del buceo y el snorkel.

Fuente: Reportur

Ferromar

MÁS NOTICIAS

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN

ESTAMOS EN REDES SOCIALES