Black Tears, expresión contemporánea del ron cubano de siempre

Por Daily Pérez Guillén

No hay motivos para lágrimas y mucho menos negras en las buenas nuevas que la empresa mixta Ron Vigía S.A. comparte antes de que concluya 2023. A tres años de su primera operación comercial, Enrique Arias, su presidente, dialogó con la prensa sobre la historia que hizo nacer en Cuba otras cuatro variedades de ron y de planes futuros.

El primer ron especiado que se ha elaborado en la Isla se consume en el mercado nacional y se exporta a una treintena de países con la marca Black Tears, otros tres (Roble Superior, Super Dry y Aguardiente) también se comercializan con este mismo nombre y bajo el sello histórico de Vigía. Con santo y seña musical, «representa todo lo que es Cuba».

Alrededor de un millón 300 mil botellas serán selladas antes de que concluya este año, aunque según Arias «hay más demanda que producción.» La quinta parte de esas unidades ha logrado insertarse en el mercado internacional. Ucrania recibe la mayor parte y el resto desembarca en Reino Unido, Singapur, Indonesia, Emiratos Árabes Unidos y otros 25 países.

Enrique Arias, presidende de la empresa mixta Ron Vigía S.A. Foto: Ernesto Mastrascusa.

Sin echar en el olvido las tradiciones, para crear el dry espaced, Enrique escuchó la voz de su padre, un español conocedor de rones y con ancestros familiares ligados a Santiago de Cuba. Siglos atrás, cuando estas bebidas se obtenían más puros aún de la caña de azúcar, otros sabores solían ser utilizados para suavizarlos. De esa tradición, surgió el que es hoy el producto más demandado de esta empresa mixta.

La mezcla de ron añejo de tres años, café, cacao y ají dulce (cachucha se le llama en Cuba) ha dado lugar a un líquido «distinto, suave, excelente para mezclas de tragos oscuros», precisa Arias.

Obtenido luego de dos años de formulaciones, este dry spiced encontró la aceptación inmediata no solo entre los consumidores nacionales, también entre el turismo ruso y canadiense que puede degustarlo en los principales polos turísticos del país.

«Visitamos todas las refinerías de Cuba durante un año, hasta que encontramos la fábrica en Falla, Chambas, Ciego de Ávila, donde hoy se produce. Queríamos hacer un ron nuevo en un sitio viejo y allí había un stock de barriles con el que podíamos elaborar un ron añejado», recuerda Arias.

En esa instalación el proceso de inversión prevé unos cinco años de reformas internas para incorporar maquinarias y crear nuevas bodegas. «Podríamos multiplicar por ocho la capacidad actual y hacer más eficiente el proceso productivo ahorrando energía», comenta el ejecutivo.

Aunque las bendiciones más deseadas para Black Tears se esperan de los consumidores cubanos jóvenes, su aceptación no deja de sorprender. «Está siendo muy usado en el coctel de moda expresso martini.»

Las redes sociales de la marca confirman lo que su director de marketing y comercial Ramsés Villar compartió en la conferencia: han logrado un posicionamiento único a tan solo tres años de vida en el mercado y mensajes concebidos para su público meta. «Ninguna marca de ron cubano triunfa fuera sin primero ser fuerte en Cuba. Hay además una relación directa entre el éxito de las exportaciones y los mercados emisores de turistas al país.»

Las cinco bebidas de Ron Vigía S.A.

Con el mismo empaque de lujo en botellas cuadradas y con un diseño contemporáneo en el que pueden identificarse símbolos de las culturas afrocubanas, se comercializa también un aguardiente cubano. El empeño para «quitarle el tufo pero que huela a caña de azúcar, a ingenio en zafra, que tenga bouquet y expresión -porque el aguardiente es la base de todo ron y tiene que ser guapo, pero no agresivo» dio lugar a la calidad indiscutible de esta variedad.

Progresiva Vigía es la otra marca con la que esta empresa mixta comercializa su quinto producto, una bebida que representa la experiencia histórica en creación de rones de forma artesanal con garantía de calidad superior en Cuba. Dos rones bases añejados durante diferentes períodos de tiempo lo conforman. Una de estas “bases” tiene más de 13 años y le proporciona las notas amaderadas. El líquido se envejece en barricas en la «Bodega de añejamiento del tesoro”, en el lugar más oscuro, para conservar la mayor cantidad de líquido posible en el tiempo.

Constituida como resultado de la alianza entre Zerus, la tenedora de acciones de AZCUBA, y la sociedad española Island Rum Brands SL., los productos de Ron Vigía S.A. aparecieron en 2022 en la relación de International Wine and Spirits Research (IWSR), la principal base de datos e inteligencia sobre el mercado de bebidas alcohólicas. Impregnados de espírito creativo, aseguró su directivo, «seguirán innovando con ron cubano y otros sabores naturales.»

Ferromar

MÁS NOTICIAS

SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN

ESTAMOS EN REDES SOCIALES