Home » Noticias destacadas » Especial de TTC. Coronavirus: Despacio, pero el turismo está moviéndose otra vez

Especial de TTC. Coronavirus: Despacio, pero el turismo está moviéndose otra vez

Especial de TTC. Coronavirus: Despacio, pero el turismo está moviéndose otra vez

Foto: nakedking/123rf

Por Frank Martin

Servicio de TTC.- El movimiento es lento, muy cuidadoso e incluso lleno de temores, pero el turismo mundial ha comenzado a alejarse de su más singular y poderoso tirano: el nuevo coronavirus.

Hace apenas tres meses la Covid-19 se apoderó del planeta Tierra.

La Organización Mundial del Turismo OMS afirma que en abril el 100% de los destinos mundiales continuaban teniendo restricciones de viaje, y el 72% aún no abrían de par en par sus fronteras al turismo internacional.

Según el secretario general de esa entidad de Naciones Unidas, Zurab Pololikashvili, “El turismo ha recibido el golpe más duro de todos los principales sectores económicos propinados por la pandemia mundial”.

No obstante, ya el mundo comienza a dar pasos hacia el futuro, aunque sean aún inciertos, prácticamente los de un bebé que aprende a caminar.

En China es visible ese movimiento

Estadísticas indican que los turistas chinos realizaron más de 115 millones de desplazamientos dentro de su país el 1 de mayo.

Según el Ministerio de Cultura y Turismo de China ese día el gasto turístico de los viajeros ascendió a 47.560 millones de yuanes (6.215 millones de euros), reflejando indudablemente una recuperación.

Para un gigante como China, donde se inició dramáticamente la pandemia, es un paso inicial y modesto.

De acuerdo con cifras oficiales de ese país asiático, ese desplazamiento del 1 de mayo fue un 41% más bajo que el mismo día en 2019.

Los ingresos reflejaron durante esa jornada una contracción de casi un 60% en comparación con el año pasado.

Fuerza Italia

Un país que sufrió profundamente, y sufre, la pandemia de la Covid-19 es Italia. Las pérdidas humanas son terribles y las económicas han sido comparadas con un hoyo profundo y oscuro que esa nación tendrá que llenar.

Pero ya vienen los primeros pasos italianos.

Se ha anunciado un bono turístico en Roma para sostener las vacaciones de verano en la península.

El ministro de Turismo anunció que se prepara un paquete de medidas para levantar un sector que supone el 13% del PIB italiano.

No obstante, aclaró que “serán diferentes, pero habrá vacaciones”.

Italia registró casi un 50% más de mortalidad en marzo por el COVID-19.

Entonces Austria prohibió que personas procedentes de Italia ingresaran al país.

Eslovenia también cerró su frontera. Albania prohibió el tráfico aéreo y de transbordadores desde Italia.

Muchas aerolíneas cancelaron sus vuelos a Italia antes del 3 de abril. Alemania, Gran Bretaña e Irlanda endurecieron sus advertencias de viaje a al territorio italiano.

Muchos analistas opinan esperanzados que tal pesadilla está quedando poco a poco atrás.

La salida española 

En mayo el gobierno español ha diseñado un plan de desescalada o de transición con relación a la pandemia en cuatro fases.

Sus organizadores esperan que se extenderá entre seis y ocho semanas, y al final del lapso se habrá alcanzado la denominada “nueva normalidad” a finales de junio.

El programa se ha diseñado para que marche de manera gradual y coordinada.

Algo previsto es que el pequeño comercio, restaurantes y hoteles puedan volver a abrir, aunque con importantes limitaciones.

Nadie ha dicho que las cosas mejorarán de golpe.

Los estimados de la OMS son que la caída económica de la industria turística global sea de entre un 60 a un 80 % cuando termine 2020.

Ya se registró durante el primer trimestre de 2020 una disminución de 67 millones de turistas internacionales con una pérdida de 80 mil millones de dólares en ingresos mundiales por esa área.

De acuerdo con el Barómetro de Turismo Mundial, el mayor impacto lo registran Asia y el Pacífico, con una reducción de 33 millones de llegada de turistas, así como el continente europeo con un volumen perdido de 22 millones.

Pero ya se planea la apertura tras la pandemia.

La apertura gradual de las fronteras internacionales se dice que ocurrirá en tres fechas.

Comenzará en julio y se prolongará en septiembre, y diciembre.

La humanidad ha salido de pruebas terribles, aunque esta de la Covid-19 sea la peor crisis que ha enfrentado el turismo internacional desde que comenzaron los registros, en 1950 según estima la OMT.

Comentarios