Home » Noticias destacadas » Retoma el turismo en el Caribe su rumbo ascendente

Retoma el turismo en el Caribe su rumbo ascendente

Retoma el turismo en el Caribe su rumbo ascendente

Foto: shalamov/123rf

El sector turístico en el Caribe ha dado muestras de un extraordinario poder de recuperación tras restituir prontamente, en gran medida, los efectos del devastador paso de los huracanes Irma y María, y entrar por la puerta ancha a la actual temporada invernal, el pasado mes de noviembre, con un conjunto de destinos principales totalmente operativos.

A pesar de la depresión del flujo turístico que se produjo en septiembre, a causa de los meteoros, el acumulado de llegadas de turistas internacionales al Caribe, entre enero y octubre de 2017, según el Barómetro OMT, reportó un crecimiento del 4%, “dando claros signos de recuperación tras los huracanes Irma y María”, según puntualizó la propia Organización Mundial del Turismo (OMT). “A pesar de los desafíos multifacéticos que enfrenta la región, el turismo en el Caribe continúa creciendo a un ritmo récord”, expresó el ministro de Turismo de Jamaica, Edmund Bartlett.

Fueron afectados casi todos los países del área dependientes, de una forma u otra, del turismo: Anguila, Antigua y Barbuda, Bahamas, Cuba, Dominica, Haití, Islas Turcas y Caicos, Islas Vírgenes Británicas, Islas Vírgenes Estadounidenses, Puerto Rico, República Dominicana, San Bartolomé, San Cristóbal y Nieves, San Maarten y San Martín.

Pero la respuesta fue asombrosamente ágil y efectiva, en concordancia a la premura de una región de alta dependencia del turismo. Apenas unos días después del cruce destructor de las tormentas, varios destinos ya dejaban claro al mundo que estaban listos para retomar el rumbo del turismo.

República Dominicana recobró toda su normalidad en las actividades hotelera y aeroportuaria horas después del paso del huracán María, aseguró el titular de turismo, Francisco Javier García; el Ministerio de Turismo y Aviación de las Islas Bahamas emitió un comunicado después del huracán Irma, para aclarar que esas islas habían recobrado la normalidad en sus aeropuertos y puertos marítimos.

El ministro de Turismo de Cuba, Manuel Marrero, declaró totalmente operativos, con todos los hoteles abiertos, la mayoría de los destinos afectados por el huracán Irma, y asumió el compromiso de tener listas todas sus instalaciones turísticas para la temporada alta, con la apertura de las cayerías norteñas, las más afectadas, Cayos de Villa Clara y Jardines del Rey, tal como se ejecutó el 1ro de noviembre.

A finales de 2017, informaron directivos de Expedia, una de las principales agencias de viajes en la red –publicado en El Observador–, que el turismo en México y el Caribe había despegado tras los desastres naturales que los azotaron, al punto que ya las ventas turísticas habían llegado entonces a los niveles del año anterior.

Sin embargo, aún quedan destinos donde la recuperación ha sido más lenta, y proyectan el despegue durante el año en curso. Tal es el caso de Puerto Rico donde –reporta El Observador–, solo un 50% de los hoteles está funcionando, aunque pronostica que conseguirá un 70% de operatividad durante el primer trimestre de 2018. Un comunicado de prensa de la Comisión de Turismo y Bienestar Social de la Cámara de Representantes, pronostica un robusto repunte en el sector turístico de Puerto Rico durante los primeros trimestres y afirma que las reaperturas de varios hoteles de renombre iniciarán una nueva campaña de mercadeo para atraer a turistas.

Por su parte, www.zocalo.com.mx apunta que otras islas ubicadas en el mar Caribe duramente golpeadas por los huracanes, como Dominica o San Tomás, sólo podrán ver mejoras en su sector turístico durante este 2018.?

En tanto, fue muy oportuna la Conferencia sobre Empleo y Crecimiento Inclusivo, de la OMT, celebrada en noviembre pasado en Montego Bay (Jamaica), cuyo tema central estuvo justamente asociado a las consecuencias de los desastres naturales para el sector del turismo en el Caribe y la fusión de fuerzas para enfrentar esos desafíos e identificar iniciativas de alianzas público-privadas que contribuyan al desarrollo sostenible del turismo.

En cuerdas similares vibró la VI Cumbre CARICOM-Cuba, que tuvo lugar en diciembre en Antigua y Barbuda, en cuyo marco se firmó un acuerdo de gestión bilateral de emergencias y reducción de riesgos de desastres. Fue plato fuerte en la agenda el análisis de los graves costos de los desastres naturales para las economías de las partes, pero se señaló que los desafíos resultantes impulsaron a mejorar las políticas y medidas de preparación para desastres y protección contra riesgos.

Afianzando el concepto de que “la mejor manera de ayudar al Caribe es viajar al Caribe”, llamado que hiciera el presidente de la Organización de Turismo del Caribe, Dionisio D’Aguilar, la Asociación de Cruceros del Caribe de la Florida lanzó una campaña publicitaria llamada El Caribe está abierto, cuyo objetivo fue aclarar que la mayoría de los puertos de la región no se afectaron por las tormentas. Según la Asociación, poco después de los embates huracanados muchos destinos estaban abiertos y el resto se abrió un poco más tarde.

La Organización de Turismo del Caribe (CTO) declaró 2018 Año del Bienestar y el Rejuvenecimiento en la región, reafirmando la misma línea de acción. Según su secretario general, Hugh Riley, el bienestar y el rejuvenecimiento son aspectos importantes en la oferta de productos turísticos del Caribe. La CTO “está alentando a los países miembros y socios del sector privado a planificar y organizar eventos y actividades en torno al tema, que seguramente atraerá a consumidores, agentes de viajes y operadores turísticos”, dijo Riley.

“Para aquellos que se enfocan en renovar el cuerpo y el espíritu, las opciones son prácticamente infinitas en el Caribe, desde ejercicios en la playa y retiros de yoga, hasta centros de bienestar y tratamientos de SPA. La noción de rejuvenecer en el Caribe es una razón más para visitarlo en 2018”, agregó el secretario general.

Comentarios