Home » Noticias destacadas » Relevante la presencia española en el turismo cubano

Relevante la presencia española en el turismo cubano

Relevante la presencia española en el turismo cubano

“España y Cuba comparten un idioma, una historia, una cultura común”. Foto: TTC

Entrevista al Excmo. Juan Fernández Trigo, Embajador de España en Cuba

Varios acontecimientos trascendentes arraigan aún más en este 2019 los sólidos vínculos entre las industrias turísticas de España y Cuba: España es el país invitado de honor a la Feria Internacional de Turismo de Cuba; este año se celebra el 500 aniversario de la fundación de La Habana, hecho que une ambas culturas. Asimismo, la reciente visita oficial a la Isla del Presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha abierto nuevos horizontes en las relaciones bilaterales. A estos y otros temas de interés mutuo se refiere, en exclusiva para TTC, el Excmo. Embajador de España en Cuba, Juan Fernández Trigo.

Excmo. Embajador, ¿cómo se percibe por las entidades españolas vinculadas de una forma u otra al sector turístico que su país sea invitado de honor a la Feria Internacional de Turismo FITCuba 2019?

Para España, que en materia de turismo es una de las principales potencias mundiales, es una gran satisfacción que su decidida apuesta por Cuba esté siendo reconocida por las autoridades cubanas, entre otras muchas formas, con la dedicación de FITCuba 2019, año de especial relevancia para ambas naciones al celebrarse en él el V Centenario de la fundación de La Habana. Empresas españolas del sector turismo y prestigiosas cadenas hoteleras españolas han apostado desde hace años por el mercado cubano, con éxito pero también con gran esfuerzo, de modo que este reconocimiento no es solo a nuestro país como líder mundial en turismo, sino también a la labor de nuestras empresas que han sabido llevar la marca de calidad a prácticamente todos los rincones del planeta.

España es el principal inversor extranjero en varios sectores de la economía cubana, incluido el turismo, y uno de sus mayores socios comerciales, ¿qué magnitud representa la presencia de empresas españolas y cómo se comporta la balanza comercial entre ambos países?

La presencia española en el sector turismo es muy relevante, tanto que aproximadamente el 90% de las habitaciones de 4 y 5 estrellas corresponde a instalaciones hoteleras administradas por cadenas españolas. El impacto económico español no se limita al sector turístico, siendo España el segundo o tercer suministrador de la Isla –según qué estadísticas se manejen–, por detrás de China y Venezuela, y el primero de entre nuestros socios de la Unión Europea. Nos preocupa, sin embargo, que la balanza comercial sea excesivamente favorable a España (7 a 1 en lo que va de 2018) [referido al cierre editorial] y sería, por tanto, deseable un mayor equilibrio en este intercambio. De ahí que contemplemos con satisfacción la creciente inversión de empresas españolas en Cuba, en la medida en que esperamos que contribuya en el medio plazo a mejorar este saldo con exportaciones desde suelo cubano, no solo a España sino también a otros países.

¿Cómo valora el saldo de la representación de empresas españolas en la recién celebrada Feria Internacional de La Habana, particularmente las vinculadas al turismo?

Considero que la importancia del turismo en Cuba para España hay que valorarla no sólo desde la amplia presencia de nuestras cadenas hoteleras, pues la realidad es que también genera una gran demanda de productos españoles, tanto para la construcción de hoteles como para la oferta de bienes y servicios a los turistas de todas las nacionalidades. La FIHAV 2019, donde más de una treintena de suministradores han expuesto sus productos, es una demostración palpable de esta situación.

Las cadenas españolas predominan en el escenario de la administración extranjera en la rama hotelera de ese destino caribeño, ¿hay perspectivas de que esa proporción se incremente?

Siendo amplia, como queda dicho, la presencia de las cadenas hoteleras españolas en Cuba, me consta que se siguen negociando nuevos contratos de administración hotelera con empresas estatales cubanas. Existen también proyectos de nuevas inversiones en construcción y rehabilitación de hoteles. La participación de nuestra industria turística en Cuba, lejos de ser oportunista o improvisada, constituye una apuesta a medio y largo plazo en y con el país. Confiamos en que la industria del turismo pueda llegar a desempeñar para la economía cubana un papel dinamizador e impulsor de crecimiento como lo fue, y sigue siendo, en España.

¿Cuáles son las principales acciones que está emprendiendo la Embajada de España que favorecen la difusión de ambas culturas?

La Embajada de España en La Habana, a través de su Consejería Cultural, actúa como facilitadora y promotora de las relaciones culturales entre ambos países. En colaboración con el Ministerio de Cultura y otras instituciones locales, apoya la presentación de artistas y creadores españoles de primer nivel en la mayoría de los eventos que tienen lugar en Cuba, entre los que vale la pena destacar los festivales internacionales de cine, ballet, teatro, u otros eventos como La Huella de España o la Bienal de La Habana. Se trata, más allá de los festivales o eventos especiales, de generar un tráfico regular de creadores españoles en Cuba, fomentando el intercambio de ideas y la coproducción con creadores cubanos.

Intentamos, además, generar proyectos propios que supongan una renovación de los vínculos entre España y Cuba; las actividades en los espacios culturales de la Embajada persiguen ese objetivo, al igual que las líneas de ayudas para iniciativas que se desarrollen en Cuba.

Además, la Embajada contribuye a la preservación del legado español en Cuba, de la mano de las sociedades regionales españolas. Un legado que tiene una componente específicamente cubana, pero que es también universal: las exposiciones “16 personajes que maravillan… y Miguel de Cervantes” y “El Museo del Prado en Cuba” (ambas donadas a instituciones locales) buscaban reivindicar la riqueza del patrimonio cultural español y acercarlo al público cubano, que lo siente como propio.

A la inversa, trabajamos también para difundir y preservar el patrimonio artístico cubano, en coordinación con las instituciones locales; un buen ejemplo es la reciente publicación de “Bitácora del Cine Cubano”, que constituye, según los especialistas, la única referencia de su tipo en la producción fílmica cubana desde 1897 hasta nuestros días.

En resumen, la acción cultural constituye uno de los ejes de trabajo de la Embajada; la reciente firma del Memorándum de cooperación cultural entre España y Cuba, con motivo de la visita del Presidente Pedro Sánchez, supone un impulso adicional a las relaciones bilaterales en este ámbito.

La celebración del 500 aniversario de la fundación de La Habana es un acontecimiento que une estrechamente las historias de Cuba y España, ¿cómo se inserta la Embajada en este programa?

España tiene, desde luego, la voluntad de acompañar la celebración de ese aniversario. Los 500 años de La Habana suponen una oportunidad inmejorable para repasar nuestra historia común, y para resaltar la contribución española a la conformación de una ciudad única.

En 2019, y como homenaje a La Habana, pasarán por la ciudad algunos de los más importantes artistas españoles; estamos ahora mismo preparando varios proyectos, en lo que pretendemos aunar la creatividad de uno y otro lado.

Más allá de lo estrictamente artístico, el aniversario servirá también para renovar nuestro compromiso con la recuperación de La Habana Vieja, en la que España ha jugado un papel capital, y de otros corredores y espacios públicos, acompañando los esfuerzos de las autoridades locales por construir una Habana inclusiva y sostenible.

¿Inciden de alguna manera los fuertes vínculos entre los dos países en el ejercicio de sus funciones diplomáticas?

España y Cuba comparten un idioma, una historia, una cultura común. Ambos son países cultural y emocionalmente muy próximos, lo que sin duda influye en el ejercicio de mi labor. Más que influir, facilita mi labor. Gracias a estos vínculos podemos contar con fructíferos intercambios en los planos económico, social y cultural, que refuerzan nuestras relaciones y enriquecen nuestras respectivas sociedades. Creo que es imposible hablar de la cultura cubana sin mencionar el legado español que perdura en ella hasta la actualidad, y me atrevería a afirmar que la cultura española también ha bebido de la cultura cubana, por lo que la relación es de ida y vuelta.

Pero esto no debe más que alentarnos a aprovechar esta especial circunstancia para seguir impulsando unas relaciones basadas en la confianza y el respeto mutuos.

Como colofón, quisiera que se refiriera a un tema que ha tenido una amplia cobertura mediática: la visita oficial a Cuba del Presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ¿qué nos puede decir al respecto?

Sin duda, esta visita del Presidente Sánchez, la primera desde la que realizara el Presidente Felipe González en 1986, ha sido un hecho que yo calificaría de casi histórico, y que ha permitido no solo normalizar unas relaciones ya de por sí estrechas, sino que además ha dotado a nuestra relación bilateral de contenido. Como sabe, la agenda del Presidente ha tenido una vertiente política, con encuentros con estas autoridades y la firma de dos Memorandos sobre Diálogo Político y sobre Cooperación Cultural y Científica, y también un claro componente económico y empresarial. España, como he dicho anteriormente, es el primer socio comercial europeo de Cuba, y es nuestro deseo y voluntad seguir fomentando esta presencia española en la Isla. En este sentido, el viaje del Presidente no es una culminación, sino un punto de partida para seguir trabajando juntos y mantener relaciones al nivel que nuestra cultura, pasado y herencia comunes se merecen.

¿Desea referirse a algún otro tema?

Nada más, les agradezco mucho su interés en hacerme esta entrevista.

Comentarios