Home » Turismo » ¿Cómo protegerse del sol caribeño?

¿Cómo protegerse del sol caribeño?

Cómo protegerse del sol caribeño

Las vacaciones en la playa y en familia pueden ser perfectas, solo escuche algunos consejos.

Es cierto estimado lector que todos conocemos el vestuario adecuado para un paseo a la playa. Sombreros, bronceadores, protectores solares, no deben faltar, pero… si se trata del Caribe debe saber algo más: primero, que va a conocer –en cualquiera de sus destinos- las mejores playas del mundo-; segundo, que debe tener cuidado para que sus vacaciones no se pasen de calurosas.

Los meses que se avecinan son de altas temperaturas para la región, superiores a los 330C por lo que se debe mantener una adecuada y constante hidratación, así como una dieta rica en dieta rica en verduras y frutas. Se aconseja, asimismo, usar tejidos frescos, colores claros, incluso camisas con mangas que protejan la piel del sol y no olvidar el protector que debe ser de un factor de 30 en adelante o más de 60 en las pieles muy sensibles.

Es el mediodía el horario más caluroso y por tanto el menos recomendable para los baños en la playa o para un bronceado a la moda. Los especialistas recomiendan que entre las 11 de la mañana y las tres de la tarde se debe evitar la exposición al sol, especialmente en la playa o piscina debido a la intensidad del Astro Rey e incluso si se ve nublado, la exposición a los rayos ultravioletas también será alta. Sin embargo, más avanzada la tarde encontrará aguas cálidas y cristalinas, escenario ideal para el disfrute.

Recomendaciones para el cuidado de la piel
Los especialistas proponen algunas medidas de gran utilidad si queremos lucir una piel sana y bien cuidada.

Aunque no se encuentre expuesto directamente al sol, igualmente se debe proteger de la irradiación UV, que está siempre presente, en verano o invierno, este nublado o despejado. La protección solar es necesaria en todos los tipos de piel.

Cómo protegerse del sol caribeño

Tomar el Sol de manera segura
La exposición debe realizarse antes de las 10 hs. o después de las 16 hs, siempre con protector solar. Para esto, la regla de la sombra resulta muy útil: no hay que exponerse cuando la sombra es más corta que la estatura. El protector debe renovarse cada 2 horas y un poco más seguido si nos hemos dado un baño de agua dulce o salada y colocarse media hora antes de la exposición.

Tener en cuenta el fototipo de piel
La capacidad de adaptación al Sol que tiene cada persona es genética y depende del conjunto de características que determinan si una piel se broncea o no, cómo y en qué grado lo hace. Cuanto más baja sea esta capacidad (pieles más claras), menos se contrarrestarán los efectos de las radiaciones solares en la piel.

En general, las pieles morenas pueden usar factores de protección entre 15 y 20, y las pieles sensibles o claras, entre 30 y 60. Pero esto también está sujeto a otras cuestiones, como los antecedentes personales y familiares de cáncer o lesiones de piel y la presencia de lunares y manchas en la piel. Por eso, lo mejor es hacer una consulta con el dermatólogo para que evalúe el caso particular y oriente en la elección.

Cuidado especial de los niños
Los niños menores de 6 meses no pueden exponerse al sol, porque su sistema de defensa no contrarresta los daños de la agresión UV. Los más grandes deben usar protectores pediátricos que tienen factor 50.

Bronceado duradero

El mejor bronceado es el que se adquiere lentamente. Arrebatar o enrojecer en forma abrupta la piel es muy dañino, pero, además, el bronceado dura menos. También se recomienda consumir beta carotenos presentes en verduras, frutas y hortalizas, que son protectores naturales y pueden mejorar el tono y la duración del bronceado. Además de ser muy útil en los meses cálidos al igual que el consumo abundante de líquidos no alcohólicos.

Para quemaduras
Si la piel está enrojecida, lo mejor es colocarse una buena crema con derivados del aloe vera. No debe utilizarse la planta directamente ya que no contiene principios activos. Y no volver a exponerse al Sol directo por unos días.

Ya lo dice una canción … coge tu sombrero y póntelo ¡vamos a la playa, calienta el sol!… y si es el caribeño cuídate para garantizar unas buenas vacaciones y un mejor recuerdo.

 

Comentarios