Home » Gastronomía » Moët & Chandon Imperial: un champagne para toda la vida

Moët & Chandon Imperial: un champagne para toda la vida

Moët & Chandon Imperial: un champagne para toda la vida

“Sin esta marca no sé si el champagne existiría aún, ya que ha creado una magia alrededor del producto y ha puesto toda su energía y su pasión detrás del saber hacer francés”, afirma el Sr. Gilles Veluzat, Managing Director del grupo Moet Hennessy para el Caribe, Centroamérica y Países Andinos.

Así define el ejecutivo la que denomina una historia de amor entre una familia y una categoría de producto, historia que en este 2019 cumple 150 años, lapso en el que se ha convertido en uno de los vinos más consumidos del mundo, acompañante ideal de momentos trascendentales de miles de personas.

Moët & Chandon Imperial: un champagne para toda la vida

Veluzat ofreció declaraciones a la prensa especializada durante su reciente visita en La Habana con motivo de la celebración del siglo y medio de existencia de Moët & Chandon Imperial o Brut Imperial que también tiene en la capital cubana un espacio privilegiado entre los consumidores de bebidas de lujo.

En ese sentido afirmó: “El mercado cubano para nosotros es muy importante”, donde la marca Moët & Chandon está presente desde hace más de 10 años en hoteles y restaurantes tanto estatales como no estatales en todo el país, donde es la marca líder de champagne. Se encarga de su comercialización la sucursal extranjera IPSA Inversiones Pucara S.A. distribuidora de los productos del Grupo Moët Hennessy, al cual pertenece este espumoso.

Subrayó, además, que se fortalece la presencia de Moët & Chandon en el destino con el desarrollo de espacios dedicados a la marca en hoteles, restaurantes y licorerías.

Moët & Chandon Imperial: un champagne para toda la vida

La marca ha mantenido su evolución en Cuba y el ejecutivo expresó su confianza en el desarrollo de la industria turística nacional que se abre a nuevos mercados y posibilidades. Calificó al país como único en el Caribe, con una cultura e historia muy atractivos.

Considera que el Caribe es la región ideal para beber champagne por ser una bebida muy refrescante.

Para celebrar los 150 años de este famoso champagne, destacó el entrevistado que se han realizado eventos durante todo el año en todo el mundo para recordar a los consumidores la historia del champagne y del Brut y agradecer a los clientes por su preferencia.

Moët & Chandon Imperial: ícono de la casa

Lanzado en 1869 el Brut Imperial surge con el propósito de dar a la marca Moët & Chandon la elegancia que merecía.

Comentó Gilles Veluzat que este espumoso debe el nombre Imperial a un homenaje a Napoleón Bonaparte, quien tuvo una estrecha relación con la marca.

Se distingue por su brillante frutosidad, su paladar seductor y su elegante madurez. Intensidad, frescura y elegancia se unen para la seducción total de los paladares más exigentes.

El Brut nace de la mezcla de más de 100 vinos diferentes, con la presencia de las tres variedades de uvas: pinot npir, pinot meunier y chardonnay. Entre el 20 y el 30% de los vinos que lo componen son reserva.

La marca

El legendario Moët & Chandon celebra 270 años. Casa fundada en 1743 es la marca líder en el mundo de champagne. Producen al año más de 30 millones de botellas.

Rápidamente devino un ícono de éxito y elegancia. Desde entonces y hasta nuestros días cada copa resume los valores distintivos de la casa, la historia, generosidad, sabor faire, éxito, audacia y elegancia que distinguen a la marca.

Además de la producción y comercialización de sus productos, la marca se preocupa por la preparación de su personal. Trabajan para “vender experiencias en lugar de botellas”, asegura Veluzat. De ahí que un fuerte programa de entrenamiento para sus vendedores sea otra de las características distintivas de la empresa que enseña los elementos más importantes acerca de la composición y origen de la bebida, como se hace, la manera de abrirla, servirla, en qué tipo de copa y la temperatura ideal para ello.

Y, para terminar, descorchemos una botella

Descorchar la botella da inicio a la emoción de beber un champagne, no es un ritual cualquiera, tiene su ciencia

¿Cómo se abre una botella de champagne? Se retira la etiqueta dorada que forra el corcho, se dan cinco vueltas y media al bozal –ni una más ni una menos-, sin quitarla se sostiene el corcho y se dan dos vueltas a la botella. Inmediatamente se hará la magia.

Comentarios