Home » Noticias destacadas » Michelangelo Pistoletto: el arte al servicio de la transformación social

Michelangelo Pistoletto: el arte al servicio de la transformación social

Michelangelo Pistoletto: el arte al servicio de la transformación social

Fotos: Narmys Cándano. TTC

Reconocido como uno de los principales abanderados del Arte Povera tanto en Italia –cuna de ese movimiento artístico- como en el resto del mundo, Michelangelo Pistoletto involucra cada vez más en su trabajo creativo la interacción social con el propósito de llevar el arte a todos los públicos, esclarecer realidades, provocar su pensamiento.

Desde hace algunos años, sus espacios de trabajo han trascendido las fronteras habituales para llegar hasta el Caribe y países como Cuba, donde su nombre ya suena familiar entre los amantes del arte contemporáneo.

El artista ofreció una entrevista exclusiva a TTC en su más reciente visita a La Habana con motivo de la Semana de la Cultura Italiana en su 21 edición, de la cual fue protagonista con su proyecto IV Forum Rebirth Geografías de la Transformación.

-¿Cuánto enriquece el Arte Povera al arte contemporáneo, en momentos en que el mundo de la creación está lleno de matices y diversidad de artistas y tendencias?

El Arte Pobre fue el último movimiento artístico significativo del siglo XX: abre una conciencia del artista en la relación con la sociedad desarrollando una nueva energía y un nuevo equilibrio. La energía del Arte Pobre conduce a la construcción de una sociedad más consciente y cooperativa para un desarrollo eco-sostenible. Hoy en día no hay movimientos vanguardistas de la manera tradicional, pero sí una academia mundial en el sentido de una escuela que está activa en todo el mundo y que aboga por la expresión personal del artista. Los artistas son hoy autónomos, independientes en su propia creación. Creo que este es un paso evolutivo importante para la difusión del arte en el mundo; pero estoy particularmente interesado en los artistas que, además de su expresión individual, tratan de interactuar con la sociedad para asegurar que la creación exceda la dimensión del producto artístico puramente comercial, para convertirse en actividades de participación creativa de toda la sociedad, más allá de cualquier especulación individualista y económica.

-El performance no falta en sus exposiciones y considero es uno de sus principales atractivos. ¿Qué ventajas encuentra Pistoletto en la interacción directa del público con la obra?

Para mí, el performance es una forma en que el artista puede ingresar directamente en la obra y, además de ser el autor, participar en las realizaciones que se hacen en común con otras personas.  El performance abre el camino a un arte interactivo, conectivo y comprensivo.

-En una ocasión expresó refiriéndose a los cuadros-espejos que “El espejo ofrece su superficie al espacio real, como testigo de su misma infinita extensión espacio temporal”. ¿Qué aportes ha hecho esta técnica a su obra?

El espejo en sí mismo, sin un concepto de representación fundamental, no tiene un significado real. He llegado al espejo a través de la figuración y representación de lo existente que proviene de la historia del arte. La figura que coloco en dimensión natural sobre la superficie reflectante, le da un significado de imagen al espejo, así como nos llega del arte del pasado. El espejo en este sentido se convierte en la representación de todo lo que está delante de él, por lo que es la representación de la totalidad. En la relación entre la imagen reflejada que cambia en cada instante y la figura fijada fotográficamente en la superficie que es memoria del presente, ORMAI pasado, existe toda la dimensión del espacio y del tiempo. Los cuadros reflectantes por esta razón son obras fenomenológicas que se prestan a una investigación profunda sobre todos los existentes que reflejan.

Michelangelo Pistoletto: el arte al servicio de la transformación social

Desde el primer fórum “Renacimiento”, Cuba se ha convertido en una de las principales plazas para la obra creativa de Pistoletto –y los seguidores de las artes plásticas lo agradecen-. ¿Por qué escoge a la isla como espacio creativo?

Michelangelo Pistoletto: el arte al servicio de la transformación social

Los apasionados de las Artes Plásticas, cuando aprecian las actividades que se llevan a cabo con los Foros Rebirth-Tercer Paraíso que tienen lugar en Cuba, así como en muchas otras partes del mundo, entienden que el arte asume un papel de regeneración en las esferas extendidas de la sociedad. De hecho, a partir de la intrusión del espectador y del mundo entero en la imagen del espejo, llegué a la interacción del arte con las personas que hacen parte de este mundo. Este no es un trabajo puramente contemplativo sino un trabajo totalmente activo, o sea de participación real. Estos Foros están activando nuevos métodos para realizar los grandes ideales de la sociedad, primero entre ellos, el de lograr una democracia extendida y completa. Por eso, con Cittadellarte, he desarrollado un proyecto que lleva el nombre de Arte de la Demopráctica, que consiste prácticamente en darse cuenta de que la democracia, que hasta ahora sigue incompleta, corre el riesgo de retroceder peligrosamente por los sistemas autoritarios.

– ¿Qué opinión le merece el arte cubano contemporáneo?

En Cuba encuentro artistas de alta calidad imaginativa y compromiso expresivo. Algunos de estos tienden a abrirse a formas de cooperación que para mí corresponden a una necesidad real que proviene no solo de este país, sino de todo el mundo.

-¿En qué medida considera que el arte puede transformar o contribuir a una sociedad mejor?

En el 2003 en Cittadellarte realicé el símbolo del Tercer Paraíso que propongo como una indicación del camino a venir. Este símbolo nace del signo matemático del infinito y, en lugar de formar dos círculos, dibuja tres. El central es el finito en el infinito, que es la vida. Los dos círculos exteriores representan todas las diferencias y todos los opuestos que, cuando se combinan con el centro, de la manera más equilibrada, producen una nueva realidad. El Primer Paraíso es el de cuando estábamos completamente comprendidos en la naturaleza, el Segundo Paraíso es el artificial que nos aleja cada vez más de la naturaleza para ponernos en conflicto con la naturaleza misma. La unión de los dos checos externos, es decir, del Primer y Segundo Paraíso, produce un nuevo equilibrio que llamamos el Tercer Paraíso. Este es el símbolo que, traducido a la práctica, nos permite entrar en la tercera fase de la humanidad.

– ¿En qué proyectos trabaja actualmente?

Michelangelo Pistoletto: el arte al servicio de la transformación social

Actualmente estoy trabajando para desarrollar el Tercer Paraíso con todos los medios posibles y todas las personas que piensan que pueden contribuir a esta transición de época.

-Si pudiera conversar sobre la labor de la Fundación Pistoletto, sus perspectivas y logros.

La Cittadellarte nació de un manifiesto mío de 1994 titulado Progetto Arte en el que digo eso: Ha llegado el momento de que el artista asuma la responsabilidad de comunicar todos los sectores que conforman la sociedad, de la política a la economía, de la comunicación a la formación, de la religión al comportamiento. Es decir, todos los componentes que conforman el tejido de la propia sociedad. Sobre esta base, Cittadellarte continúa construyendo este nuevo tejido.

-¿Formará parte con su obra de las celebraciones por el 500 aniversario de La Habana? De ser así, ¿qué proyecto (s) prepara?

En Cuba, la Embajada Rebirth-Tercer Paraíso se desarrollará a lo largo del año 2019 el Plan de Acción surgido del Foro homónimo de noviembre de 2018, en el que la actividad dirigida al progreso de la Demopráctica será para nosotros una celebración activa de este importante aniversario.

 

Comentarios