Home » Turismo » Gana espacio el sector no estatal en la oferta turística cubana

Gana espacio el sector no estatal en la oferta turística cubana

El Restaurante Sancho Panza forma parte de la avanzada de los restaurante no estatales.

El Restaurante Sancho Panza forma parte de la avanzada de los restaurante no estatales.

La apuesta de Cuba por la gestión no estatal, como una de las acciones emprendidas en aras de dinamizar la economía, ha tenido una significativa repercusión en el Turismo, que ahora añade a su infraestructura hotelera y de ofertas complementarias una amplia red, extendida a lo largo y ancho del país, de alrededor de 7 500 casas particulares para alojamiento y más de 2 500 “paladares” (voz popular con la que se designa a los restaurantes privados).

A su vez, considera la inserción en la oferta turística de taxis particulares, coches coloniales y ferias artesanales y, en menor medida, comienzan a aparecer en los escenarios del turismo en el país, trabajadores privados de las disciplinas de animación, fotografía y organización de fiestas.

Caracterizado por un servicio de alta calidad y personalizado, su inserción en los programas ofertados al turismo internacional por las agencias de viajes y receptivos cubanos, ya se va viendo cada día más como un complemento de la oferta y no como una competencia. Incentiva al atractivo como destino turístico, a la par que enriquece y diversifica el producto por la combinación armónica de estas experiencias más bien personales con la oferta tradicional.

Este sector de gestión no estatal personifica en gran medida la identidad y los valores locales y permite al visitante extranjero una convivencia más íntima con la población, sin gravar al Estado, basado exclusivamente sobre la creatividad y el esfuerzo propio. Hay que decir que muchos de esos emprendedores han sido formados en las escuelas de Hotelería y Turismo o poseen la experiencia de haber laborado en instalaciones turísticas.

A esta apertura del trabajo privado en el turismo se incorporan las llamadas “cooperativas turísticas” que se vienen creando mediante un proceso de traspaso de establecimientos gastronómicos propiedad de empresas públicas a formas de gestión no estatal, experiencia que tuvo como pionera al restaurante La Divina Pastora, ubicado en el Parque Histórico Morro Cabaña, Patrimonio Cultural de la Humanidad.

Un ejemplo, entre muchos otros que pudieran referirse, del prototipo de operaciones que se realiza mediante contratación por parte de un receptivo estatal con trabajadores por cuenta propia, es el que lleva a cabo Viajes Cubanacán, luego de haber agregado a su portafolio varios productos, en especial excursiones, que incluyen a casas particulares, restaurantes “paladares”, taxis y paseos en autos antiguos, coches de caballos y hasta en tractores turísticos. En mayor o menor medida, estos programas se realizan en todos los destinos del país, aunque destacan, para esta agencia, La Habana, Trinidad, Varadero, Pinar del Río, Cienfuegos y Holguín.

Por su parte, la Agencia de Viajes Cubatur cuenta al presente con 608 contratos firmados con prestatarios no estatales, entre hostales, “paladares”, taxis y autos antiguos, un 20% más que en 2014, concentrados en los polos de mayor ocupación o menor disponibilidad de plazas hoteleras, tales como La Habana, Viñales y Trinidad.

En el proceso de contratación Cubatur ha enfatizado, en el transporte, los muy demandados autos clásicos, con mayor incidencia en la capital; así como productos ya identificados por los turoperadores, los que responden a sus respectivos programas. En otro orden, le exige a los prestatarios por cuenta propia estándares de calidad en correspondencia con los requerimientos internacionales y ha establecido un sistema de evaluación y control en tal sentido.

Para el 2015, Cubatur se propone rediseñar su cartera para el turismo convencional y mercado interno, en pos de lograr una mejor integración de los productos no estatales como complemento, sobre la base de las tendencias del mercado internacional, así como diseñar nuevas ofertas que comprendan las opciones culturales locales.

En general, en la Isla ejercen el trabajo por cuenta propia casi medio millón de personas en una o varias de las más de 200 modalidades existentes; las provincias de La Habana, Matanzas, Villa Clara, Camagüey, Holguín y Santiago de Cuba agrupan alrededor del 66%. De las actividades más representativas, desde el punto de vista que más se ejercen por esos trabajadores, tributan de una forma u otra al turismo la elaboración y venta de alimentos (12%), transporte de carga y pasajeros (10%), arrendamiento de viviendas, habitaciones y espacios (6%), que, por demás, se hallan entre las de mayor crecimiento.

Comentarios