Home » Reportes Especiales » Eventos propios de la cultura caribeña

Eventos propios de la cultura caribeña

Eventos propios de la cultura caribeña

Por Regino M. Cruz

La Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (ICCA, siglas en inglés), con más de 900 miembros en 87 países, incluye en sus estadísticas de eventos internacionales solamente aquellos que cumplen los requisitos: Rotar por al menos tres países, Tener más de 50 participantes y Ser organizado periódicamente.

En las cifras de 2011 se consideran las islas del Caribe aunque solo cuatro países –Jamaica, Cuba, República Dominicana y Puerto Rico– aparecen en el ranking de ICCA ya que el resto tiene cuatro o menos cónclaves internacionales.

Los eventos en los últimos años presentan tendencias de las que no escapan América Latina y el Caribe, como es la disminución del número de participantes promedio –la de esta región es la más baja en el ámbito mundial–, así como la reducción de su duración, resultado de los cambios provocados por la crisis que afecta a un número significativo de naciones.

Otro aspecto que muestra una gran fuerza es la tendencia a realizar reuniones en hoteles con salones y facilidades: alcanzan en la región un 66,5% contra 13,6% en centros de convenciones y 15,6% en universidades.

Pero en el Caribe se celebran muchos eventos que no son considerados por ICCA –ésta solamente tiene en cuenta las reuniones de asociaciones internacionales, no incluye reuniones corporativas ni de carácter político o gubernamental y, por tanto, no media un proceso de captación de sede; tampoco incluye competencias deportivas o festivales culturales.

Y son precisamente los festivales culturales una de las mayores y más importantes manifestaciones en el Caribe y resultan en muchos casos motivo de viaje para los turistas que visitan nuestras islas. Sería prácticamente imposible reunir en un solo texto todos los festivales, carnavales o fiestas populares que se organizan en la región; solo mencionaremos algunos de los más conocidos aún sin atrevernos a hacer una valoración de cuáles son los más importantes.

Uno de los más emblemáticos es Carifesta, Festival de las Artes del Caribe, realizado por vez primera en 1972 en Guyana y se efectúa en un país diferente en cada ocasión. Haití será la sede en 2015.

En Cuba tienen lugar muchos festivales internacionales, como el Festival del Caribe (Fiesta del Fuego), en Santiago de Cuba, dedicado a un país determinado cada año, que reúne a miles de participantes para compartir lo mejor de la cultura de las naciones caribeñas –este año 2013 será del 3 al 9 de julio dedicado al Caribe colombiano–; las Romerías de Mayo, en Holguín, que celebrará su vigésima edición; y el Festival del Nuevo Cine Latinoamericano que en diciembre reúne en La Habana lo mejor de la cinematografía de la región.

En Islas Cayman sobresale su Semana Pirata, cada noviembre: once días de música, baile, competencias, juegos, desfiles y fuegos artificiales.

Pocas cosas pueden ser más dominicanas que el merengue y es por ello que, en julio, se celebra el Festival de Merengue, en Santo Domingo; contagioso ritmo que por esos días se escucha en todos los rincones del país, a toda hora.

Aruba es reconocida como uno de los destinos para los amantes del windsurf, de ahí que la máxima competición de la isla sea una gran fiesta, en julio; la diversión comienza en la playa cuando los aficionados se reúnen para ver los eventos deportivos.

Puerto Rico cuenta con una rica tradición africana y donde más se manifiesta es en la ciudad de Loíza que celebra cada julio su Festival de Santiago Apóstol, fruto del sincretismo religioso. Incluye fiestas callejeras, conciertos al aire libre y desfiles de carnaval, generalmente durante una semana.

Son estos y otros muchos, pero todos ellos eventos propios de la cultura caribeña, que atraen visitantes y unen pueblos a la vez que generan beneficios para la cultura y para la economía de estos países.

*Regino M. Cruz Organizador de eventos. Fue secretario ejecutivo de la Asociación de Buró de Convenciones de América Latina y el Caribe (LatinCaribeBureau) y su vicepresidente, desde el 2000 hasta su desaparición en 2002.

Comentarios