Home » Reportes Especiales » Especial TTC: Turismo de salud: herramienta humana…y económica

Especial TTC: Turismo de salud: herramienta humana…y económica

Servicio TTC.- El turismo de salud crece ya no tan lentamente en América Latina y el Caribe, quizá como acuerdo no escrito entre países generalmente de economías vulnerables empeñados en hacer crecer sus ingresos, y ciudadanos del primer mundo que buscan escapar de los cada vez más altos precios de la medicina en sus países.

En un informe divulgado sobre el tema, la Organización Mundial de la Salud (OMS) apuntó como causas para la intensificación en esta parte del mundo de la modalidad, a la reforma de la atención de salud, incluida la privatización de los planes de cobertura de atención sanitaria; la transformación y/o eliminación de las barreras tradicionales al comercio como resultado de los procesos de integración y conformación de mercados comunes, y el incremento del personal capacitado en servicios de salud en esa área mundial.

También un acelerado incremento de los viajes internacionales, destacándose el turismo como importante rubro de exportación no tradicional de muchos países de la región, según el estudio de la OMS.

Es además un hecho innegable que detrás del fenómeno se encuentre la búsqueda de los muy necesitados ingresos en medio de la crisis global.

De acuerdo con estadísticas del órgano de salud de la ONU, la internacionalización de los servicios de salud, en efecto, tal incremento está en “el centro del proceso de globalización económica”.

Cifras recientes indican que la exportación de servicios por parte de países de medianos y bajos ingresos se incrementó en un 12% anual a partir de los años noventa en América Latina y representan más de la mitad del total de exportaciones con un crecimiento mayor que cualquier otro rubro de la economía.
La tendencia aumenta.

Los turistas buscan curarse actualmente en países diferentes al suyo, donde los servicios médicos sean mas baratos, desde trasplantes e implantes dentales, fabulosamente caros en mercados de naciones ricas y no tanto, hasta la cirugía estética, que se ha convertido en la práctica más común dentro de la modalidad.

Para este tipo de cirugía existe una explicación concreta. El turista-paciente no necesita referencias médicas, por lo cual  pueden obtener los servicios directamente y no estar cubiertos por seguros médicos. Así, estos tratamientos son precedidos por investigaciones de los potenciales usuarios sobre los lugares donde son más económicos y se les garantiza confidencialidad.

También están disponibles programas de rehabilitación física e incluso por el abuso de drogas y en ciertos lugares de Asia, hasta operaciones de cambio de sexo.

También puede haber malas noticias. Según el estudio de la OMS en una buena parte de los países que practican el turismo de salud pueden reducirse los espacios de la población local para esa atención si no se aplican medidas para combatir ese fenómeno. No debería descartarse caídas en los niveles de atención , especialmente en tratamientos complejos, a partir de necesidades privadas de ganar dinero.

Otro problema que puede causar es el denominado “robo o fuga de cerebros”, por el que muchas naciones ven espcapar grandes talentos nacionales de la medicina hacia lugares en los que haya mayor movivmiento -incluido el de billetes- o mejores “perspectivas de desarrollo” para su especialidad.

No obstante, el turismo de salud llegó para quedarse y extenderse, de acuerdo con estudios especializados.

Este mes, por ejemplo, el Ministerio de Turismo de El Salvador y la Corporación Salvadoreña de Turismo anunciaron que tienen un proyecto para ampliar la modalidad.

Para ello en esa pequeña nación centroamericana se puso en operaciones la Consultoría “Diagnóstico e Identificación de Oportunidades de Desarrollo del Producto Turístico Médico en El Salvador” con el fin de recolectar información confiable al respecto.

La Consultoría concluyó que el país podría convertirse en un importante destino para el turismo médico, con tratamientos innovadores y tecnología de punta con los que actualmente cuenta.

Ya en 2012 en los hospitales salvadoreños fueron atendidas 17.693 personas bajo el concepto de turismo para ingresos de más de 15 millones de dólares.

Como en el caso salvadoreño, el hecho de que este tipo de turismo sea además de una “herramienta” humana, una económica, llama a la región a asumirla con responsabilidad.

Comentarios