Home » Reportes Especiales » Especial TTC: ¿Sobreturismo o Subturismo?

Especial TTC: ¿Sobreturismo o Subturismo?

Especial TTC: ¿Sobreturismo o Subturismo?

Foto: Roman Fedin/123rf

Por Frank Martin

Servicio de TTC.- El “Sobreturismo” se ha tornado esencialmente dominante en todo el mundo. Ocurre cuando van demasiados visitantes a un destino particular.

Pero ahora una tendencia paralela llamada “Subturismo” está llamando mucho la atención entre en algunos destinos emergentes que se presentan como alternativas muy tranquilas y sin tumultos, aunque emocionantes con sus calles llenas de atractivos.

De acuerdo con la entidad del mercado turístico Skift, el “subturismo” ya ingresó en la conciencia colectiva de la industria.

Son destinos poco convencionales con nuevas historias que contar y con cierta experiencia de mercadotecnia capaces de crear relaciones entre personas, lugares, cultura y la comunidad a través de sesiones fotográficas dignas de Instagram durante viajes masivos.

Por supuesto, los especialistas estiman que como definición el subturismo es un nivel inadecuado de turismo.

E incluso comparan ambos conceptos mencionados y los describen como antagonistas entre sí.

No obstante, los analistas piensan que el problema real es saber cómo la industria del turismo se asegurará de aprovechar los grandes impactos positivos del turismo y manejar los impactos negativos con éxito.

El experto británico Dr James Kennell escribió en su sitio web que ejemplos en ciudades costeras del Reino Unido y de todo el mundo sugieren que el verdadero peligro al que se enfrentan la mayoría de los destinos es, en realidad, el subturismo.

En los parques y áreas protegidas, el financiamiento y el mantenimiento inadecuados conducen a un bajo número de visitas que conduce a una disminución de la inversión social y financiera que lleva al fracaso.

Destinos nacionales enteros, como ciertos países de industria turística emergente, pueden sufrir el mismo problema en términos mucho mayores.

Los destinos solían estar satisfechos con los objetivos de llegada y gastos de los visitantes que planearon para el año y dejaron áreas como el desarrollo económico y la gestión de destinos a otras organizaciones.

Skift, una compañía de medios fundada en 2012 que proporciona servicios de noticias, investigación y marketing para la industria de viajes, agregó en su sitio web que en los últimos años el turismo excesivo ha puesto de cabeza al modelo de marketing de destino, ya que muchas organizaciones se dan cuenta de su responsabilidad de gestionar el crecimiento de visitantes antes de que esté fuera de control todo para no convertirse en la próxima Barcelona o Venecia.

“En el corto plazo, esto podría significar renunciar a algunos ingresos. Pero más destinos están reconociendo que un puñado de viajeros ricos son mejores que muchos turistas con escasez de efectivo, y tener el plan correcto aumenta la probabilidad de que los grandes gastadores regresen”, según los nuevos conceptos.

Los destinos dicen cada vez más que están comprometidos a difundir el turismo más allá de las áreas congestionadas a los vecindarios que necesitan gastos de turismo, o aumentar el turismo en temporadas menos populares.

“Pero el enfoque de dispersión, si es exitoso, solo modifica marginalmente el problema en otra parte en lugar de resolverlo”, subrayó el análisis de Skift.

Múltiples destinos están activando ofertas de subturismo en los últimos años.

Oslo, por ejemplo, lanzó una campaña en 2017 que se centró en “rescatar” a los turistas de ciudades populares como París y llevarlos a la capital de Noruega, donde los museos generalmente carecen de multitudes, las reservas de restaurantes son fáciles de conseguir y los parques públicos tienen mucho espacio libre.

De acuerdo con la Organización Mundial de Turismo de las Naciones Unidas, las llegadas de turismo mundial alcanzaron los 1.300 millones en 2017, indicador que ha aumentado durante siete años consecutivos desde el fin oficial de la crisis financiera mundial de 2008 a 2009.

Después de la crisis financiera, muchos gobiernos recurrieron al turismo para ayudar a revertir el curso de sus economías debilitadas, y esa estrategia ayudó a hacer del sector la industria más grande por ejemplo en un lugar pequeño como Islandia, que Skift descubrió en 2016.

“La respuesta para estos y otros destinos no es venderse al turismo excesivo, sino adoptar estrategias inteligentes para comercializar las alternativas y ofertas que los turistas no sabían que les encantaban”, agregó Skift.

Comentarios