Home » Reportes Especiales » ESPECIAL TTC: Beyoncé y la frontera casi infranqueable

ESPECIAL TTC: Beyoncé y la frontera casi infranqueable

Servicio TTC.- El turismo mundial tiene una regla que parecería inquebrantable: abrir las puertas tanto de los países emisores como de los receptores, de par en par, a los turistas, más aún a las personas tan famosas como la cantante estadounidense Beyoncé.

Cualquier podría decir que no hay cómo discutir tal regla. Pero sí. Y la propia Beyoncé ha sido la protagonista, junto a su marido, el rapero Jay-Z, que lo demuestra, hasta el punto de verse imposibilitada siquiera  a reconocer que hizo turismo en La Habana.

Retóricas políticas aparte, que, dicho sea de paso tampoco convienen al turismo internacional, los dos artistas decidieron celebrar, según explicaron, el quinto año de su aniversario matrimonial en La Habana, capital de un país que parece ejercer un gran curiosidad entre los estadounidenses.

La cantante que interpretó en enero último de manera magistral el himno de Estados Unidos en la segunda toma de posesión del presidente demócrata Barack Obama, no dejó de sonreír un instante -según se vio en imágenes de televisión- cuando, tras salir de un famoso restaurante de la ciudad, La Guarida, tomada del brazo de su esposo, fue rodeada por “fans” cubanos. “Ay dios, si es Beyoncé”, dijo Vilma, una adolescente de 17 años de edad que se integró a la multitud que aplaudió y gritó a la artista en plena calle de la Habana Vieja.

Todo de acuerdo con la regla número uno de turismo, aunque, según se supo después, la artista y su marido no fueran exactamente turistas.

Sucede que dos congresistas estadounidenses decidieron impugnar el viaje por considerarlo como violatorio de leyes de Estados Unidos que regulan las visitas de ciudadanos de Estados Unidos a Cuba.

Cuando todo parecía indicar que tal criterio podía prosperar y los dos artistas recibir una sanción, el Departamento de Estado en Washington decidió intervenir. “Tenemos entendido que los viajeros en cuestión fueron a Cuba para realizar un intercambio educacional organizado por un grupo” licenciado por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Tesoro” dijo la semana pasada esa instancia oficial en una carta.

En La Habana, Beyoncé y su esposo visitaron el Instituto Superior de Arte y asistieron a actuaciones del Grupo de Danza Moderna y un grupo teatral para niños. Las cámaras los atraparon “in fraganti” en el momento de almorzar.

El incidente es solo el tope visible de un iceberg.

De acuerdo con estimados, entre 40,000 y 60,000 ciudadanos y residentes estadounidenses visitaron Cuba en 2012 bajo licencias de viajes en el contexto de los denominados contactos pueblo a pueblo, un programa debidamente reconocido por la Casa Blanca para acercar los dos países pese a sus diferencias.

El iceberg, o témpano, como se prefiera, es mucho mayor en su parte sumergida. Según un sondeo difundido a raíz del incidente con Beyoncé, el 70% de los estadounidenses es favorable al levantamiento de restricciones para viajar a Cuba.

La encuesta de WorldPublicOpinion.org reflejó que por un margen amplio, el público estadounidense cree que incrementar el comercio y los viajes entre Estados Unidos y Cuba, mejoraría las relaciones entre ambas naciones.

Y así beneficiar el turismo.

Comentarios