Home » Reportes Especiales » Especial de TTC: Vigilan posibles tsunamis en el Caribe

Especial de TTC: Vigilan posibles tsunamis en el Caribe

Especial de TTC: Vigilan posibles tsunamis en el Caribe

La atención oficial a la posibilidad de tsunamis complementa el trabajo en curso en la región del Caribe para combatir las consecuencias del cambio climático. Foto: mathess/123rf

Por F. Martin

Servicio de TTC.- Hace apenas cinco días, el jueves 15 de marzo, la región del Caribe enfrentó una alarma de tsunami.

El ejercicio Caribe Wave 18 probó con éxito el sistema de alerta rápida contra tsunamis y otros riesgos costeros, creado en 2005 bajo los auspicios de la Comisión Oceanográfica Intergubernamental de la Unesco.

El objetivo fue evaluar los planes locales de respuesta a los tsunamis y las estrategias de comunicación al respecto con el fin de aumentar la preparación ante esos fenómenos y mejorar la coordinación regional.

La simulación –que incluyó la notificación a los medios de prensa locales y la participación de representantes de varias agencias clave de gobiernos caribeños- tuvo tres etapas: la llegada de un tsunami causado por un terremoto de gran magnitud frente a las costas del sur de las Antillas Menores, otro ocurrido frente a las costas de Colombia y un tercero al oeste de Puerto Rico.

El ejercicio posibilitó probar los procedimientos del Sistema de Alerta de Tsunami para ayudar a identificar las fortalezas y debilidades operacionales. Fue simulada una situación general de alerta y vigilancia de tsunamis en todo el Caribe, que requiere el desarrollo de planes locales nacionales de respuesta.

El pasado mes de febrero, la Comisión Oceanográfica Intergubernamental (COI) de la UNESCO organizó un simposio para discutir los últimos avances en la investigación y tecnologías de alerta temprana de tsunamis para proteger mejor a millones de personas en riesgo de tsunamis.

Desde el año 2000, más de 11 millones de personas se han visto afectadas por los tsunamis en todo el mundo y más de 250,000 personas perdieron la vida.

Un portavoz del simposio dijo que los participantes resaltaron la necesidad de que la ciencia trabaje más estrechamente con los responsables de declarar emergencias y con los formuladores de políticas, porque la educación y la conciencia pública son esenciales para proteger mejor a las comunidades costeras, señalando que muchas comunidades corren un mayor riesgo de tsunami e inundaciones, y subida del nivel del mar.

La organización mundial consideró esencial movilizar a la comunidad internacional para desarrollar sistemas de alerta, educar sobre la prevención y hacer que el público tome conciencia de las señales que alertan sobre estas catástrofes.

Los científicos afirman que en casi 15 años la situación ha cambiado mucho gracias a la evolución de las tecnologías para detectar tsunamis, el papel de las redes sociales en caso de alerta, el desarrollo de sistemas para detectar múltiples riesgos y la conciencia pública cada vez más extendida.

Los Tsunamis pueden formarse cuando fuertes temblores sacuden el fondo del mar hacia arriba y hacia abajo.

Un terremoto masivo es menos probable en el Océano Atlántico que en el Pacífico. Pero eso no significa que el riesgo de un tsunami sea cero. Las avalanchas y los volcanes submarinos también pueden mover suficiente agua para generar las poderosas olas de un tsunami.

En el Caribe, una región visitada por millones de turistas cada año, los terremotos son especialmente peligrosos porque ocurren cerca de la costa, lo que significa que si el terremoto produce un tsunami, las personas tienen muy poco tiempo para escapar.

Un terremoto de magnitud 7.5 frente a la costa de Puerto Rico en 1918 generó olas que alcanzaron casi 20 pies (6 metros) de alto, matando al menos a 91 personas. En los últimos cinco siglos, el Caribe ha sido afectado por 75 tsunamis, lo que equivale al 10 por ciento del total mundial de tsunamis oceánicos que ocurrieron en ese período.

La atención oficial a la posibilidad de tsunamis complementa el trabajo en curso en la región del Caribe para combatir las consecuencias del cambio climático.

 

Comentarios