Home » Noticias destacadas » El turismo en Cuba es una oportunidad para el Reino Unido

El turismo en Cuba es una oportunidad para el Reino Unido

El turismo en Cuba es una oportunidad para el Reino Unido

Entrevista con el Excmo. Dr. Antony Stokes, Embajador del Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte en Cuba

A manera de preámbulo, el Excmo. Dr. Antony Stokes comenzó su entrevista explicando que “las circunstancias que caracterizan las actuales relaciones entre Cuba y el Reino Unido, tanto en el ámbito diplomático como en el intercambio comercial son muy positivas y plenas de potencialidades, pues considero que ambos países han empezado un periodo de fortalecer y desarrollar los vínculos. Hay ambiciones, y Cuba desea estrechar los lazos con otros países, incluida la Unión Europea (UE). Estamos en proceso ahora de ratificar el nuevo Acuerdo de Diálogo Político y de Cooperación (PDCA), que simboliza una nueva etapa entre la Unión y Cuba para hacer mejores y más fructíferas las relaciones futuras. Los británicos, que aún somos miembros, apoyamos esta dirección tan positiva”.

“Sin embargo, estamos a punto de salir de la UE, a finales de marzo de 2019, un proceso bastante complejo que no significa en modo alguno una salida de Europa. Por supuesto, estamos muy orgullosos de ser parte de ese continente y tenemos excelentes enlaces con los otros países de la comunidad. Apoyaremos el acercamiento entre Cuba y la Unión, y a la vez incrementaremos las relaciones bilaterales con la Isla”.

En ese nuevo escenario, el Embajador reflexionó que dentro de la UE deben seguir sus reglas, normas y acuerdos, pero en lo adelante, “como un país fuera de la Unión, soberano e independiente, con una política de comercio más libre, podemos reforzar aún más nuestros vínculos con otros países, como es el caso de Cuba; creo que el Gobierno cubano comparte esa aspiración. El ex-canciller del Reino Unido, en su visita a Cuba en 2016, dejó abierto ese camino para extender los nexos en varios aspectos, no solo en lo comercial, sino en otros, como los culturales”.

El Reino Unido no tiene una gran representación en la Isla, al decir de su Embajador en La Habana: “no somos un gran poder del mundo ni tenemos recursos ilimitados, pero hemos decidido destinar más recursos hacia Cuba en pos de apoyar más proyectos, más trabajos, más becas. Estamos enfocados en varias prioridades, zonas en las cuales ofrezcamos algo un tanto especial, diferente, único; áreas en las que ambos países podamos cooperar con un valor añadido, un poco específico”.

Hay cinco o seis temas que la nación europea considera que representan, según su Embajador, “oportunidades especiales en el contexto de las relaciones bilaterales con Cuba, algo distinto que con otros países (…) programas de cooperación muy exclusivos porque tenemos algo en común”.

Destacó entre esos ejemplos el ámbito de los servicios financieros y bancarios: “es evidente que hay gran experiencia y capacidad acumuladas en Londres; considero que es una oportunidad para Cuba en aras de fortalecer su economía y sistema bancario, amén de poder compartir también sus retos, modos, sistemas, éxitos y afanes, que son disímiles. Es una rama muy especial, pues hay coincidencia de intereses”.

Sobre la cooperación en la enseñanza de la lengua inglesa, aseguró: “no es que podamos enseñar algo a Cuba, sino que podemos compartir el desafío que el país enfrenta de crecer, estimular su capacidad para alcanzar el propósito de elevar la habilidad de su pueblo en esta necesidad de la vida moderna de hablar y entender el idioma inglés”.

Al respecto, explicó que el British Council tiene un intenso programa, apoyado por los ministerios de Educación Superior y Educación, trabajando “codo con codo” –a su decir—, para colaborar en la intención de Cuba de modernizar la enseñanza del idioma inglés y elevar su dominio por parte de los estudiantes, principalmente los universitarios.

Calificó al sistema educacional cubano como “una de las joyas de la Revolución”, y resaltó el éxito de haberlo irradiado por el mundo, sin cargo. En tal sentido, comentó que el Reino Unido también aplica la educación gratuita para toda la población, por lo que “resulta interesante compartir las vivencias de cómo hemos implementado nuestros respectivos sistemas”.

Otras esferas de reciprocidad son la industria farmacéutica, de la cual considera que “es impresionante el nivel alcanzado por Cuba en el ámbito mundial”; y la energía, de la que recalcó los adelantos de su país en las industrias de petróleo, gas y energías alternativas. Comentó que organizaron un evento en La Habana sobre ese tema, hace unos nueve meses, y van a organizar otro a principios de diciembre. Específicamente, respecto a las energías renovables, en las que la nación caribeña tiene la ambiciosa meta de elevar su proporción para 2030, subrayó los proyectos conjuntos de energía solar y de biomasa; de este último, ya la planta está en construcción, en Ciego de Ávila.

Visiblemente cautivado, el Embajador hizo una pausa para aludir a una frase de su preferencia: Somos dos islas creativas. “Me gusta mucho porque representa algo real, no son solo palabras diplomáticas. Cuba ejerce un gran poder e impacto en el mundo cultural con su marca, que es un atributo muy poderoso; es decir, tiene un perfil mucho más grande que su propio tamaño. Es un pueblo muy creativo, enérgico e innovador… el baile, la música, la cultura la llevan en la sangre, es una riqueza que se puede aprovechar”.

“Y, para ser honestos –continuó—, opino que nosotros también tenemos algo muy especial, como el impacto de nuestra música en el contexto mundial. También trascienden nuestras fronteras el teatro, el cine, el British Council (Consejo Británico) y otras muestras de la cultura universalmente reconocidas”.

Añadió entre los argumentos que cuatro de las diez mejores universidades del mundo son británicas, al igual que muchas de las invenciones globales, como la computación y el World Wide Web (WWW). De ahí que “también su impacto es mucho mayor, proporcionalmente, al tamaño de nuestra isla, por lo que retomo la referida frase, que me agrada, que somos dos pueblos muy creativos”.

“Cuba es una fuente de ideas creativas. Desde mi punto de vista, como Embajador del Reino Unido, es obvio que debemos aprovechar esta coincidencia de riquezas; somos diversos, de hecho, la cultura cubana es latina y muy distinta a la inglesa, esa es también otra oportunidad para estimularnos mutuamente”.

Retomando los proyectos conjuntos, continuó: “hay otro en proceso, digamos que un símbolo, liderado por la empresa británica Aberdeen Standard Investments, uno de los más grandes inversionistas del mundo, que ha decidido orientarse hacia Cuba y opta por dirigir la empresa inversionista Ceiba, a partir de lo cual esta podría alistarse entre las compañías de la famosa London Stock Exchange, LSE (bolsa de valores de Londres) –esa lista incluye mercados emergentes. LSE encabeza los grupos que tratan con intercambios internacionales de negocios de moneda y productos financieros en la City of London; sería el primer Cuba Fund incluido en la bolsa de Londres. Su alistamiento se produjo a partir del 9 de octubre de este año”.

Ceiba ejecuta inversiones en grandes oficinas, como el Miramar Trade Center, y varios hoteles –Meliá Habana y otros tres en Varadero. Añadió el Embajador que, bajo la dirección de Aberdeen, la referida empresa cubana pudiera, además, incrementar las inversiones en cualquier sector, en primera instancia en turismo, así como engrosar su fondo hasta 100 millones de libras esterlinas, tal como aspira –el actual es de 130 millones. Sin dudas, “esto representa algo nuevo que va a favorecer a Cuba y muy en particular al turismo”.

“Y el turismo es muy importante para nosotros. Somos una de las fuentes principales de turistas a Cuba, y el pasado año, según el Ministerio de Turismo (Mintur), llegaron más de 200 mil visitantes británicos, que representó un crecimiento de más del 30% en dos años.

“Las cifras se mueven, ahora están aún bajo el efecto de la secuela del huracán Irma, que fue un desastre enorme para el país. Lo que me impresionó fue la preparación y organización, máxime de la Defensa Civil, en la evacuación de alrededor de un millón de cubanos, pero también de miles de turistas, incluidos más de cuatro mil británicos que estaban hospedados, mayormente en la costa norte, la zona por la que justo pasó el ciclón; fueron evacuados, en principio, a Varadero y luego fuera del país, eficientemente organizado por las autoridades cubanas. Agradezco al Gobierno cubano, al Mintur y a la Defensa Civil por su movilización y apoyo para asegurar a nuestros coterráneos”.

Vale enfatizar que después del huracán el Reino Unido se involucró en el proceso de recuperación. “Hemos contribuido con alrededor de dos millones de libras esterlinas de apoyo mediante la oficina de la Cruz Roja de Cuba y el Ministerio de Salud Pública, para que las comunidades se puedan recuperar, fundamentalmente en restablecer los techos: el objetivo es reconstruir mejor que como estaban. Creo que somos el país que más ha aportado a este programa; estamos muy orgullosos de trabajar una vez más ‘codo con codo’ con los cubanos en esta reconstrucción de viviendas e infraestructura, para que Cuba pueda volver a su normalidad, y esperamos que esta temporada ciclónica sea más tranquila que la anterior”.

Imprescindible en esta entrevista es la alusión a los dos mega proyectos del turismo asociados al desarrollo inmobiliario a cargo de empresas del Reino Unido, que se encuentran en diferentes estadios de ejecución.

Argumentó el Excmo. Sr. Stokes que ambas son inversiones voluminosas, muy importantes para un turismo de alto nivel. “No son tan fáciles, pues se trata de los primeros proyectos de este tipo en Cuba y todo tiene que ser acordado paso a paso por las partes involucradas; espero que avancen lo más rápido posible para que alguno de los dos sea el pionero. No le corresponde a nuestro Gobierno decidir sobre la rapidez de la inversión, pero estamos aquí justo para apoyar, en lo que nos competa, a acelerarlo cuanto más; es nuestra responsabilidad, como Embajada y como Gobierno”.

En el propio tema del turismo, agradeció al Mintur por haber declarado a su país invitado de honor a FITCuba 2018: “fue una oportunidad muy provechosa para nosotros y para los turoperadores británicos que operan en Cuba, desde los más grandes como Thomas Cook y TUI, hasta otras agencias más pequeñas, como Virgin Holidays, Holiday Place y Captivating Cuba; y recibimos el apoyo del Mintur, en particular de Manuel Marrero, un ministro muy activo”.

Esas compañías operan vacaciones principalmente en la modalidad todo incluido, por la que optan la mayoría de los turistas del Reino Unido. “Confío en que puedan seguir trabajando juntos en correspondencia con las oportunidades identificadas, a fin de seguir mejorando año por año el valor del sector y la cooperación entre las empresas británicas y sus contrapartes cubanas”.

Más adelante reflejó que “el volumen del mercado en Cuba es menor que en otros destinos del Caribe, pero, proporcionalmente, posee mayores potencialidades. El reto es intercambiar más con las empresas extranjeras, en nuestro caso específico con las agencias británicas, determinar cómo añadir más valor al producto turístico y alentar su crecimiento. Es muy importante ese diálogo”.

Afirmó que existen operadoras británicas de cruceros que incluyen Morella – TUI; es consciente del crecimiento que ha tenido esta industria en Cuba, casi 10 veces en un par de años. Al respecto expresó: “espero que nuestras compañías incrementen su presencia”. Informó que la naviera Virgin Voyages va a empezar sus operaciones en el Caribe, en 2020, aunque dijo desconocer si va a incorporar al destino Cuba en la ruta de sus primeras operaciones.

Acerca de las líneas aéreas, “el crecimiento dependerá de los volúmenes de visitantes; tenemos dos vuelos directos regulares semanales Londres-Habana de Virgin Atlantic Airways, a más de los chárteres operados por Thomas Cook y TUI, que también dependen del flujo turístico. El secreto para catalizar más vuelos es, por supuesto, identificar las medidas para elevar los estándares y mejorar el ambiente de turismo, el servicio y la relación costo/beneficio para que más turistas del Reino Unido visiten Cuba”.

“Es cuestión de ver cómo Cuba quiere que funcione el sistema de turismo, por ejemplo, cómo optimizar el empleo del sector privado, no solo en términos de renta de habitaciones, sino también en su presencia en los servicios que prestan los hoteles estatales; cómo asimilar más conocimientos de empresas extranjeras, trabajar más con servicios internacionales… Es un desafío para el Gobierno cubano; no podemos decir cómo deben desarrollar el sector, pero estamos aquí para apoyar esos retos. Poseemos experiencia y estamos listos para dialogar con las autoridades cubanas, apoyar y colaborar en todo lo que podamos para este progreso”.

“Para el Reino Unido el sector del turismo en Cuba representa una oportunidad, y hay otras empresas británicas que están explorando, más bien progresando, con vistas a concretar oportunidades específicas de acometer nuevos proyectos en la Isla en la rama hotelera”, concluyó.

Comentarios