Home » Noticias destacadas » De Dupont a Xanadú: Historia, glamour y gourmet

De Dupont a Xanadú: Historia, glamour y gourmet

De Dupont a Xanadú: Historia, glamour y gourmet

Desde que se divisa la Mansión Xanadú, el visitante percibe que ha traspasado la frontera de lo real para entrar en un mundo de maravillas, donde el absoluto respeto a la historia, el glamour y un servicio gourmet, acorde a las más exigentes tendencias contemporáneas, se dan la mano.

Otrora residencia de descanso del multimillonario estadounidense de origen francés Irenée Dupont de Nemours, quien escogió para ello un lugar verdaderamente paradisíaco, está emplazada sobre la Peña de San Bernardino, punto más alto de la Península de Hicacos, en una excelente zona de playa, desde donde se divisan hermosos paisajes costeros y marinos del famoso balneario de Varadero.

El diseño se encomendó a los arquitectos cubanos Evelio Govantes y Félix Cavarrocas, quienes ya contaban en su aval otras obras relevantes en Cuba y Estados Unidos, según refirió a la prensa Jorge Luis Pérez Delgado, director de Ventas del Varadero Golf Club. Por un monto estimado de unos 700 mil dólares, cifra muy alta para entonces, se concluyó en 1930.

Construida siguiendo un estilo más bien ecléctico, con maderas preciosas cubanas –caoba, cedro, jiquí, sabicú– y mármoles cubanos, italianos y españoles, que se conservan en su estado original, fue la primera edificación de cantería de Varadero y consta de tres plantas, varias terrazas y balcones, un muelle y una cava.

Verdadera joya arquitectónica declarada Monumento Nacional, Xanadú mantiene intacta la construcción original y el mobiliario y decorado de la época, relacionado mayormente con el ambiente marino, aspectos que han sido cuidadosamente respetados en todos los mantenimientos y restauraciones que se le han hecho.

En visita a Xanadú, TTC conoció de las investigaciones que han hecho los consagrados trabajadores de la mansión en aras de reinstalar el órgano electro neumático, del tipo que la firma constructora solía diseñar para residencias de millonarios, a diferencia de los órganos clásicos que pueden verse en grandes catedrales. Mediante un sistema de miles tubos metálicos y de madera, llevaba la música, a la manera de una orquesta sinfónica, a distintos espacios desde el primer piso hasta el tercero. En esta búsqueda, el director General del Varadero Golf Club, José Tovar Pineda, y sus colaboradores agradecen cualquier información al respecto que contribuya a restituir el majestuoso instrumento musical y conformar así otro valor agregado al producto de la casa.

Dupont habitó en esa residencia temporal entre 1930 y 1957. Con posterioridad a 1959, la edificación tuvo diversos usos hasta que, en 1963, fue reinaugurada convertida en el restaurante Las Américas.

Hoy por hoy, bajo el nombre de Mansión Xanadú, oficia como Casa Club del Varadero Golf Club, que posee el único campo de golf profesional de 18 hoyos par 72 existente en la Isla. Diseñado según los más altos estándares internacionales, clasifica entre los más atractivos del Caribe por la exuberante paisajística del entorno y la lujosa infraestructura hotelera circundante con facilidades para los golfistas.

En íntima cofradía con el inmenso mar, bajo la operación de la Empresa Extrahotelera Palmares, Xanadú está habilitada como hotel de lujo con ocho habitaciones, seis dobles y dos sencillas, en la segunda planta. Ofrece servicio de restaurante francés, muy exclusivo y excelente, en bellos salones y terrazas, y de cantina, en el Bar Mirador, en la terraza que corona la torre del inmueble. A su vez, intacta a como era originalmente y presta a recibir al visitante, atrae la afrancesada cava donde Dupont almacenaba su selecta colección de vinos.

Al presente, la Mansión Xanadú está en proceso de renovación modular, sin afectar los servicios de hospedaje y restauración –recibe beneficios muy especiales en la carpintería y el mobiliario, dadas sus características patrimoniales Grado de Conservación Uno–, luego de lo cual aspira a ser categorizada como 5 estrellas y 5 tenedores.

 

 

 

Comentarios