Home » Turismo » De donde nace el Habano (+ Fotos)

De donde nace el Habano (+ Fotos)

Aunque ya hay muchos hombres torcedores, las mujeres son protagonistas de este oficio por tradición. Fotos: TTC

Con un volumen productivo anual de cinco millones 300 mil unidades, para la exportación, La Corona, célebre marca de tabacos, es la mayor fábrica de Habanos de Cuba, tanto por los niveles de producción como por el número de trabajadores —un total de 605, cuyo 60% son mujeres.

Las reconocidas marcas San Cristóbal de La Habana (en boga actualmente por la cercanía del 500 Aniversario de la capital) y Cuaba, solamente se producen en esta fábrica; además, acorde con la demanda, también elaboran otras marcas, como Romeo y Julieta, Por Larrañaga y La Gloria Cubana.

Según comentó a TTC el experimentado torcedor de Habanos José Miguel Álvarez durante el recién celebrado Festival del Habano 2019, el edificio donde radicaba La Corona, desde 1902 (situado en la calle Zulueta entre Colón y Refugio, Habana Vieja), fue construido específicamente para ser una fábrica de tabacos, en los terrenos donde había estado ubicado el célebre Teatro Villanueva. Por el mal estado en que se encontraba, la fábrica fue trasladada, en 2005, para su actual emplazamiento: una antigua industria de cigarrillos, de excelente construcción, sito en 20 de Mayo y Línea del Ferrocarril, municipio Cerro, donde se concentraron tres fábricas, pues se fundieron también las antiguas Romeo y Julieta y Por Larrañaga.

Los visitantes pueden seguir todos los pasos del proceso productivo: preparación de la materia prima, la liga (donde se hace la clasificación y mezcla por tipos de hojas), la “moja”, despalillo, torcido, selección final, anillado, terminación de cajas (fileteado) y embalaje.

Sobre el medular aspecto del control de la calidad, Álvarez aseguró que este se ejecuta en varios puntos intermedios del proceso y se remata en el punto de inspección final, PIF. Aproximadamente cada 30 trabajadores tienen un jefe que chequea el producto, a lo que se suma una comisión de degustación que valora el sabor terminal; cada unidad tiene identificado el torcedor que la manufacturó.

Como en la fábrica se elaboran Habanos de varias marcas, interesó a los participantes en el Festival cómo se producían los cambios de línea en la producción. Miguel explicó que esos cambios, salvo situaciones excepcionales, se hacen trimestral o semestralmente porque es muy difícil para el trabajador cambiar la dinámica del proceso. Además, afirmó que se acepta tácitamente que cuando se produce un cambio de marca, no se cumpla la norma hasta que se estabilice de nuevo.

Habanos S.A. es la comercializadora exclusiva de los puros producidos en La Corona.

Otra protagonista de la historia de la producción de los puros Premium más famosos del mundo es la Fábrica El Laguito, una de las más renombradas y exclusivas. Esta antigua mansión residencial, construida en estilo neoclásico en los años veinte del pasado siglo, fue la sede definitiva de la mítica Escuela de Torcedoras, fundada en el año 1965. En el año 1970 se convierte en la fábrica exclusiva de la marca Cohiba.

En este año 2019, la Fábrica El Laguito se viste de gala para acoger en sus instalaciones la producción de las vitolas especiales conmemorativas del 50 aniversario de Trinidad.

El proceso productivo se repite en cada fábrica: en el área de preparación de la materia prima se seleccionan las diferentes fortalezas del tabaco que se utilizan para conformar la tripa: capote, volado –es la ayuda a la combustión- seco –aporta el aroma-, ligero –que refuerza el sabor-, y el medio tiempo que se distingue por su olor fuerte y solo se utiliza en los Behíque, una de las marcas insignes de El Laguito; otro detalle: es la hoja que crece en la parte superior de planta. Tocarlos y olerlos es uno de los placeres de visitar el lugar.

El Laguito es la casa de los Habanos Behíque, pero además se producen otras vitolas de la marca Cohíba como El Rey Del Mundo, Maravilla, Magnum, Laguito I, II, III y IV, además de los portafolios de otras marcas.

El lector de tabaquería sigue siendo un personaje fundamental en estas fábricas. De acuerdo con las experiencias conocidas por nuestro equipo el gusto por escuchar lecturas ha cambiado y se ha modificado con el tiempo, ya no gustan las obras largas, antiguamente se leían muchos clásicos de la literatura como Don Quijote, sino que se busca la brevedad e inmediatez de las informaciones y muchos torcedores piden lo que quieren les sea leído.

 

 

 

Comentarios