Home » Noticias destacadas » Ciudades y destinos inteligentes: nuevos paradigmas para el futuro de los viajes y el turismo

Ciudades y destinos inteligentes: nuevos paradigmas para el futuro de los viajes y el turismo

Ciudades y destinos inteligentes: nuevos paradigmas para el futuro de los viajes y el turismo

Las TIC abren nuevas posibilidades para la interacción y administración de la infraestructura, los equipos y servicios públicos que cada vez tienden a ser digitalizados. Foto: Vasin Leenanuruksa

Dr. José Enrique Salgado Febles

Dr. en Ciencias Matemáticas y Profesor Titular de la Facultad de Turismo de la Universidad de La Habana.

El hombre siempre se ha preocupado de cómo crear o desarrollar los espacios y ciudades en el futuro.

Desde la publicación de La Ciudad del Futuro de Le Corbusier en el París de 1924[1], obra fundamental del planeamiento urbano y rural moderno, no han parado propuestas en ese sentido, muchas de ellas reflejadas en los avances de las principales ciudades del mundo contemporáneo.

Pero el desarrollo acelerado de las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC) y en especial de Internet, ha generado un cambio significativo en las formas en que las personas realizan sus actividades en el día a día y también en sus viajes.

Más de la mitad de la población mundial vive en ciudades y probablemente esa cifra aumente a más de dos terceras partes hacia 2030. Las ciudades consumen una gran parte del suministro energético mundial y son responsables de aproximadamente el 70% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero derivadas de la energía, que absorben el calor y provocan el calentamiento de la Tierra[2].

Cada vez más el ciudadano y los viajeros o turistas que visitan los destinos usan distintos dispositivos de acceso a la red (multidispositivo y a futuro con “IoT”), en especial sus móviles inteligentes o smartphones para estar permanentemente informados sobre las actividades, el entorno, el tiempo, el transporte o las atracciones del destino y sus ofertas, reservar y comprar en línea, y con tendencia a compartir sus experiencias incluidas las de sus viajes y opiniones de todo tipo en las diferentes redes sociales.

CIUDADES INTELIGENTES

Las TIC abren nuevas posibilidades para la interacción y administración de la infraestructura, los equipos y servicios públicos que cada vez tienden a ser digitalizados. Estos factores han actualizado los conceptos para el desarrollo y gestión de las ciudades y territorios en el siglo XXI.

La ciudad del futuro es una CIUDAD INTELIGENTE

 Hoy, la ciudad del futuro de Le Corbusier debe evolucionar para ser una Smart City, una ciudad inteligente y/o eficiente, que logre la integración de tecnologías de información y comunicación (TIC) y otras nuevas tecnologías, para optimizar la eficiencia en la gestión de los servicios públicos y proveer de información sistematizada para la toma de decisiones ante los grandes retos urbanos.

La Ciudad del Futuro no solo debe ser Inteligente sino sostenible, capaz de responder adecuadamente a las necesidades básicas de instituciones, empresas y los propios habitantes, tanto en el plano económico como en los aspectos operativos, sociales y ambientales[1]​.

La ONU asegura que “las ciudades bien diseñadas, compactas, transitables y con un buen sistema de transporte público reducen en gran parte nuestra huella de carbono per cápita y son esenciales para alcanzar muchos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, de los cuales la acción climática constituye una parte fundamental”.

DESTINOS TURÍSTICOS INTELIGENTES

El sector de los Viajes y el Turismo a nivel mundial no para de crecer. Las facilidades para viajes en avión o crucero hacen progresar al turismo.

Y no solo es ocio. El gasto global de los viajes de negocio de los años 2017-2018 son los de más rápido crecimiento. Sólo en 2018 se alcanzó un 7,1% y a pesar de una leve moderación entre 2019-2022 se pronostica alcance $1,7 trillones para 2022[2]. Esto, como ya señala la ONU y otras organizaciones, genera una mayor “huella de carbono”.

Son viajeros hiperconectados, para los que el acceso a Internet del destino y la posibilidad de su uso es un elemento importante al decidir dónde viajar, ya que usan la red antes, durante y después del viaje.

Aerolíneas, hoteleros y demás entidades trabajan junto con las autoridades turísticas y las administraciones del destino (DMO, siglas en inglés de Destination Management Organization) en prepararse para convertirlos o acercarlos al concepto de Destino Turístico Inteligente.

Un DESTINO TURÍSTICO INTELIGENTE (DTI) según la OMT (1)

Es innovador, consolidado sobre una infraestructura tecnológica de vanguardia que garantiza el desarrollo sostenible del territorio turístico, accesible para todos, que facilita la interacción e integración del visitante en el entorno e incrementa la calidad de su experiencia en el destino.

Busca igualmente mejorar la calidad de vida de los residentes y supone el uso intensivo de las nuevas tecnologías, en especial las TIC.

La OMT viene de reunir en 2018 en Oviedo, España, a administraciones públicas, sector empresarial, investigadores y académicos, centros tecnológicos, sociedad civil y agentes.

locales y universidades de todo el mundo, para analizar y construir entre todos el modelo turístico del siglo XXI, así como para compartir conocimiento, formar alianzas y avanzar en la comprensión de los elementos clave de los DTI, concepto que caracteriza la etapa actual de desarrollo y aplicación de las más novedosas tecnologías y conceptos en el manejo de los destinos turísticos.

Una de las organizaciones que ha potenciado y desarrollado la teoría, conceptos y métodos de evaluación sobre los DTI es SEGITTUR de España (2); ellos y otros autores señalan las diferencias entre ciudades inteligentes y destinos inteligentes.

Diferencias entre Ciudades (CI) y Destinos Inteligentes (DTI):

  • Los límites geográficos de los DTI pueden coincidir o no con los de un municipio o una ciudad (ejemplos: Jardines del Rey, Cayos de Villa Clara, Camino de Santiago, Ruta del Café, etc.).
  • En el DTI, el público objetivo es el turista o visitante, no tanto el ciudadano (aunque es deseable que este resulte también beneficiado de esa nueva gestión inteligente del destino y el entorno e infraestructura que se crea).
  • El DTI es impulsado por la Organización de Gestión del Destino (OGD) que agrupa o aglutina, tanto al sector público como privado, y es recomendable que su gobernanza sea compartida formando entes inclusivos que ayuden a organizar y gestionar el DTI con la participación de todos los jugadores involucrados en el territorio.
  • La experiencia del visitante en los DTI comienza antes de que el mismo llegue al destino, continúa durante su estancia y se prolonga hasta después de su marcha.
  • Los DTI están ligados al incremento de su competitividad y a la mejora de la experiencia del turista, mientras las CI están orientadas a mejorar su gobernabilidad y a incrementar la calidad de vida de los residentes.

Por supuesto, que el concepto de DTI es muy cercano al de Ciudad Inteligente o Smart City, pero no se circunscribe a este. Una ciudad que no es “smart” en su totalidad sí puede constituir uno o varios DTI.

Variados estudios y publicaciones mencionan distintas Ciudades o Destinos inteligentes, según las tecnologías implantadas, el nivel de sus infraestructuras, etcétera. No siempre es necesario implantar la última tecnología, sino administrar la que se tiene de forma creativa e inteligente (3).

HACIA UN MODELO PROPIO DE DESTINO INTELIGENTE

Para los destinos de países emergentes y/o en vías de desarrollo, en especial del Caribe y Latinoamérica, no es sencillo adoptar muchos de los conceptos que hoy se manejan para clasificar las ciudades y destinos como inteligentes bajo la óptica europea o australiana.

Por eso hay que revisar algunos de ellos hoy aceptados y adecuarlos al nivel de desarrollo y las características de cada sociedad, modelo económico, priorizando o resaltando sus fortalezas y usando tecnologías maduras y prácticas, no solo las más novedosas de los DTI sofisticados. A partir de estos conceptos, adaptarlos y definir su PROPIO MODELO de DTI.

Directrices del Plan Estratégico para “construir” un modelo propio de DTI, sobre el concepto general dado por la OMT (4):

  1. Gobernanza/gestión de los OGD (Organización de Gestión de Destinos)
  2. Conectividad aérea y marítima
  3. Infraestructura, en especial las TIC
  4. Garantía de accesibilidad/diversidad
  5. Medio ambiente y resistencia al cambio climático
  6. Información e inteligencia turísticas
  7. MK y comercialización “multicanal”
  8. Potenciación de la innovación de forma inteligente
  9. Desarrollo local y participación ciudadana, interacción estatal y privada
  10. Sostenibilidad y sustentabilidad (económica, ambiental y social)

Se debe ampliar entretanto el acceso a Internet, las soluciones TIC para la gestión, distribución, marketing, promoción e información del destino con la tecnología adecuada y adaptada a nuestra capacidad, de acuerdo a las reales posibilidades económicas y realidad social, para que realmente podamos “competir” con los modelos de DTI que vienen desde el norte desarrollado y potencian la tecnología, mientras que los países menos ricos demuestren que sus destinos patrimoniales y también los de sol y playa pueden ser lo suficientemente “inteligentes”.

Ya algunos países latinoamericanos han comenzado a desarrollar el tema. México fue pionero en la adopción del modelo de DTI desarrollado por España, luego que en 2014 firmaran un acuerdo que permitiera iniciar una fase de diagnóstico en tres destinos específicos del país, comenzando por la isla de Cozumel, con asesoría de SEGITTUR.

Costa Rica, República Dominicana, Ecuador, Uruguay y Argentina empiezan a desarrollar esos conceptos para orientar su desarrollo en el futuro próximo. Cuba, aún con deudas en la digitalización del destino, a pesar de los avances del último año y medio, también empieza a analizar el tema. Seguir estos proyectos y confrontarlos con las experiencias de España y SEGITTUR, así como otras potenciadas por la Unión Europea es una tarea permanente.

Tanto el concepto de Smart City como el de Smart Destination son relativamente nuevos y emergentes, y por tanto sus acepciones y definiciones están en constante revisión y evolución. Son también términos actuales que se están utilizando como herramientas de mercadotecnia en el ámbito empresarial, en relación a políticas de desarrollo y también en la promoción de marcas de los distintos elementos de la cadena de valor de los viajes y el turismo, así como en lo referente a diversas especialidades y proveedores de servicios y tecnologías.

¹ En La Ciudad del Futuro (Spanish Edition) – Ediciones Infinito, 2001, por Le Corbusier, el autor realiza una discusión general de los problemas del París de inicios de siglo XX y, mediante “un estudio de laboratorio”, propone los principios básicos de lo que considera La Ciudad del Futuro, muchos de los cuales tienen plena vigencia.
²Información de ONU Noticias para la Cumbre de Acción Climática, Nueva York, Sept. 2019.
³Mathieu Paumard, Le concept de ville intelligente s’affine et se concrétise http://www.atelier.net/fr/articles/concept-de-ville-intelligente-saffine-se-concretise. Ref. de Wikipedia.
4 Rockport Analytics’ annual GBTA BTI Outlook, put together on behalf of the Global Business Travel Association, Oct. 2018.
(1) Documentos II Congreso Mundial de Destinos Turísticos Inteligentes de la OMT, Oviedo, Asturias, España, Junio 2018.
(2) Libro Blanco: Smart Destinations Construyendo el Futuro, SEGITTUR, España, 2015.
(3) Ver documentos de SEGITTUR y presentaciones de Carlos Romero Dexeus en Barcelona (31/10/2017) y el Manual Operativo para la configuración de DTI de la Comunidad Valenciana, España, 2018.
(4) Directrices recogidas por SEGITTUR, OMT y otros, complementadas por el autor.

Comentarios