Home » Turismo » Bebidas con chocolate: una sugerencia interesante

Bebidas con chocolate: una sugerencia interesante

Bebidas con chocolate: una sugerencia interesante

Tradicional, demandado, exquisito, el chocolate es actualmente un ingrediente de alto valor en la gastronomía.

Hoy, al igual que las ya bien consolidadas “Cartas de Café”, las combinaciones para chocolates líquidos o a la taza, fríos o calientes, alcohólicos o no, permiten ofertar al consumidor una carta de Bebidas de Chocolate, asegura la Dra María Cristina Jorge Cabrera, profesora de la Escuela latinoamericana y del Caribe de Chocolatería, Pastelería y Confitería.

En una conferencia ofrecida durante el onceno Festival Internacional Varadero Gourmet la experta ofreció varias recetas que muy bien pueden satisfacer los más exigentes gustos. Una nota interesante: Es importante hervir el chocolate para que el aroma destaque, aunque se vaya a servir frío.

Bebidas con chocolate: una sugerencia interesante

Foto: yelena yemchuk/123RF

En cuanto a chocolates calientes, recomienda:

-Chocolate a la taza “azteca”: chocolate negro, almidón de maíz, leche, pimienta negra y nuez moscada.

-Ponche de chocolate: chocolate semiamargo, yemas de huevo, leche, azúcar y ron añejo.

Chocolate caliente con puré de zanahoria: leche, agua mineral, cobertura negra 64%, almidón de maíz, puré de zanahoria ligeramente dulce.

Chocolate caliente con vino tinto: Leche fluida, 300 ml Chocolate troceado, 150 g Vino tinto, 150 ml Nata montada.

Además, expuso Dra María Cristina Jorge varias recetas para chocolates fríos:

Chocolate especiado: leche, chocolate negro 64%, chocolate con leche, canela en polvo, pimienta jamaica, vainilla

Plátano martinica: platanos frutas maduros, leche, ron añejo, crema de plátano, jarabe concentrado de chocolate, cubos de hielo

Chocolate con menta: licor de menta, jarabe concentrado de chocolate, licor de huevo, hielo frapé

Chocolate y granadina: helado de chocolate, jarabe de granadina, leche

Chocolate biscuit: 1 ½ onza de coñac,1 ½ onza de crema de cacao,1 ½ onza de licor de café.

Un poco de historia

Si de chocolate se trata, la historia prehispánica del llamado Nuevo Mundo, tiene el sello distintivo de las muy valoradas bebidas a base de cacao.

El fruto del cacao, principalmente sus semillas, se consumía en múltiples formas, desde la más sencilla que era como cualquier fruta, hasta las más sofisticadas. Sin embargo, su uso gastronómico más importante era la preparación de bebidas, antecedente de las bebidas de chocolate que conocemos hoy.

Bebidas con chocolate: una sugerencia interesante

Foto: TTC

De acuerdo con las referencias históricas citadas por la especialista, en el sur de México y en zonas de Centroamérica se conservan recetas de ascendencia prehispánica que son versiones de las que tomaban sus antepasados. El Tejate de Oaxaca, el Pozol de Tabasco y Chiapas son las más comunes solo que ahora se les agrega algo de azúcar.

Tan pronto finalizó la conquista de los principales señoríos mesoamericanos, el chocolate se convirtió en un alimento indispensable en las mesas novohispanas. Durante los primeros decenios de la vida colonial los españoles consumieron las bebidas de cacao más conocidas, la mayoría frías como digestivo y refrescante. Con el tiempo comenzaron a experimentar con otros ingredientes procedentes de Europa y Asia y el primero de ellos fue el azúcar. Se comenzó a usar canela, pimienta, almendra, avellana, huevo, entre otros, explicó la Doctora.

También los españoles comenzaron a preferir las bebidas calientes a las frías. A principios del siglo XVII se comenzó a utilizar la palabra “chocolate” para nombrar una de las bebidas calientes de cacao y hacia finales de siglo el ahora llamado chocolate “de mesa” estaba por convertirse en la bebida más popular de la Nueva España.

Todo parece indicar que fue en el siglo XVII cuando finalmente se estableció una receta que convenció a la mayor parte de la sociedad novohispana y donde ya se habían eliminado mucho de los ingredientes autóctonos, principalmente el maíz y el resultado es lo que se conoce hoy como chocolate de mesa o a la española, una bebida caliente, amarga, con azúcar, canela, vainilla que se diluía en agua o leche.

En Europa, España fue la primera nación europea en consumirlo y fue como medicina, al igual que en otros países europeos. Ya en 1644 en Madrid el consumo de este alimento era grande y a finales del siglo XVII se le consideraba la bebida española por excelencia.

Francia fue el siguiente país europeo que conoció y consumió el chocolate en sus distintas formas. Fue aquí que el chocolate sufrió grandes transformaciones: como era mucho más caro que en España la receta de la bebida contenía más agua y eso dio origen al “chocolate a la francesa”. Italia y Francia fueron los primeros países en incorporar el chocolate a la repostería.

Durante tres siglos el chocolate se consumió en Europa como bebida, y una de sus variantes era el chocolate que se tomaba con cuchara. En los siglos XVIII y XIX el chocolate no se consumía muy líquido sino espeso acompañado de un bizcocho, galleta o churro y se mantiene esa costumbre en la actualidad.

Como dato curioso, destacó la profesora que solo hay un país que conserva la fuerte tradición del consumo del chocolate con agua como forma de alimento básico de su canasta familiar: Colombia. El consumo de chocolate de mesa en el país sudamericano es muy alto y es el producto líder por excelencia de las empresas procesadoras de cacao y productoras de chocolate.

Comentarios