Home » Turismo » Actualidad internacional de los servicios de alimentos y bebidas

Actualidad internacional de los servicios de alimentos y bebidas

Tendencias como la vuelta a la coctelería tradicional, la eliminación de barreras entre los espacios de un restaurante, el aprovechamiento de las nuevas tecnologías, ambientes modernos, son algunos de los conceptos que marcan la gastronomía contemporánea.

La actualización en el tema abrió las jornadas de conferencias del onceno Festival Internacional Varadero Gourmet. Especialistas de Meliá Cuba ofrecieron una atractiva disertación en la que definieron varios aspectos de la gastronomía moderna: estructura de oferta y diseño de carta menú, diseño de ambientación moderno de áreas gastronómicas, empleo de insumos y montas modernas de salones o mesas según categoría o tipo de servicio, presentación atractiva de alimentos y bebidas.

En cuanto a la carta menú explicaron que se encuentran en un proceso de constante transformación. Cronología del tipo de servicio, identificación del área derecha como fundamental, el uso de íconos y el empleo de materiales duraderos, reciclables, interacción digital con el cliente, especialización en conceptos.

En ese sentido, sugieren una transición con el objetivo de lograr una mayor interacción con los clientes y proporcionarles más información sobre el producto. En resumen, proponen un cambio estructural, físico y orientativo a la digitalización de la información.

Diseño y ambientación modernos para áreas gastronómicas

En este punto recomiendan un diseño definido por el concepto gastronómico, diferente, como los concibe Meliá Hotels International para de ciudad –basado en conceptos psicográficos, sujetos a la demanda demográfica-, mientras que en los hoteles vacacionales su objetivo se centra en elementos topográficos y naturales.

Recomiendan entonces modernidad, tropicalizar los sabores gastronómicos; defender conceptos integradores, sostenibles, en función del concepto gastronómico, reagrupamiento de los productos ofertados, tematización de ambientes.

Debe ser un propósito fundamental satisfacer las necesidades de un cliente cada vez más exigente en un mundo globalizado.

Mención aparte mereció la integración de la sala y la cocina, base de una gastronomía de servicio personalizado que permite al cliente ver la manipulación de los alimentos, modifica los estilos de servicio para hacerlo más desenfadado y original.

Afirman los especialistas que la utilización de montas e insumos modernos debe llevar al uso de biodegradables y materiales sostenibles. Es válido igualmente el rescate de productos más antiguos pero que nunca han perdido su elegancia.

Sin tradición no hay vanguardia, afirman. De manera que los productos conocidos e utilizados tradicionalmente pueden volver a la preferencia del consumidor con un cambio en la textura, formas y colores de los insumos o en la presentación que mejoren las experiencias sensoriales del producto.

Por otra parte, la eliminación de barreras entre cocina y sala ha significado la apertura de nuevos caminos.

El uso de maceraciones, frutas deshidratadas, mixers de té también marcan tendencia. Asimismo, los cocteles sin alcohol ofrecen un frescor, sabor, creatividad, garantizando fundamentos saludables.

También evoluciona el servicio de mesa buffet hacia un concepto en el que ese espacio se convierte en un mercado en el que ves un producto como si fuera en origen, gracias a la creación de zonas especializadas.

Las claves del éxito en todos los servicios deben ser la especialización y la adaptabilidad, aseguran. La diversificación de estilos de vida hace que los estilos gastronómicos hayan sido ampliados. Se impone crear nuevos estilos, adaptándolos a las necesidades del cliente.

De acuerdo con los panelistas, en un mundo globalizado los servicios gastronómicos también deben serlo y transmitir al cliente variedad de sabores y experiencias.  Detrás de un producto gastronómico debe existir un origen, una experiencia, una tematización y una puesta en escena perfectas.

 

Comentarios