Home » Transporte » La industria de cruceros apuesta por Cuba

La industria de cruceros apuesta por Cuba

Share Button
Punto de vista: La industria de cruceros apuesta por Cuba

La llegada del crucero de la línea Fathom de Carnival, marcó la llegada al país de los viajeros estadounidenses por esa vía. Foto: TTC

Por Katheryn Felipe, tomado de Granma

No pocos expertos definen al que se desarrolla a través de los cruceros como un turismo exploratorio que, mediante cortas estancias en cada puerto, permite el conocimiento de los destinos. Sin dudas, se trata de una modalidad, cuando menos, eficaz, solvente.

Por eso el boom experimentado por el turismo en los últimos años encuentra un aliciente especial en la llegada de cruceros hasta las costas cubanas. De los más de cuatro millones de turistas recibidos por la Isla en el 2016, 112 000 arribaron a bordo de esas embarcaciones.

Lo cierto es que esa práctica ha venido alcanzando popularidad a nivel universal, no solo en Cuba. Según datos de la Organización Mundial del Turismo, existen cada vez más cruceros y otras embarcaciones recreativas, que salen de los más diversos puertos alrededor del orbe.

De acuerdo con esas cifras, los cruceros están entre las modalidades turísticas que más han crecido en la Mayor de las Antillas y el Caribe en el último quinquenio. En tanto la región recibe anualmente un promedio de 50 000 embarcaciones de todo tipo, alrededor del 60% de los cruceristas del planeta deciden visitarla.

En palabras de Ivet Caballero, vicedirectora comercial de la Administración Portuaria Nacional (APN), como generadora de divisas y de empleos, la actividad de cruceros es fundamental para la economía internacional. «Se trata de una industria de probada fortaleza, un sector en el cual se ha evidenciado un extraordinario crecimiento, una expansión cualitativa y cuantitativa», enfatiza.

Sin perder de vista que su desarrollo requiere infraestructura portuaria y servicios comerciales, que permitan lograr una buena calidad, con eficiencia, se prevé que el número de pasajeros que utilicen los cruceros a nivel mundial en el 2017 aumente hasta superar los 25 000 000, un incremento notable si se tiene en cuenta que hace diez años esa cifra era de unos 15 800 000.

Indica Caballero que en el presente calendario deberán entrar en servicio 26 nuevas embarcaciones oceánicas y fluviales, mientras del 2017 al 2026, la industria espera fabricar 97 nuevos buques, con una inversión de 53 000 millones de dólares.

Asimismo, el 2017 deberá ver triplicada la cantidad de cruceristas que llegaron a Cuba en el año anterior, con unos 370 000. En correspondencia con Caballero, las más grandes compañías de cruceros del mundo desarrollan un itinerario alrededor de la región caribeña y cuatro de ellas tienen operaciones en el archipiélago cubano.

Por otro lado, Doraidy Velázquez, especialista principal de la Dirección Comercial del Ministerio de Turismo (Mintur), destaca que, además de la vía aérea, que es la más utilizada, la de cruceros se ha convertido en un reconocido modo de entrar al país.

A partir de la reanudación en mayo del 2016 de las rutas de cruceros desde Estados Unidos, suspendidas en 1961, los arribos a la Isla se dispararon. Un barco lujoso se ha convertido en una forma de visitar durante un máximo de dos días ciudades como La Habana, Cienfuegos y Santiago de Cuba, trayendo el alojamiento, la alimentación y el confort a bordo.

El bojeo a Cuba

La vicetitular de la APN recuerda que el inicio de los negocios de crucero en Cuba se remonta a la década de 1990. Entonces una entidad cubana, hoy Áreas Transporte, asumió todas las operaciones de cruceros en el país y, hasta el momento, es el único operador portuario que realiza ese trabajo en el territorio.

Si bien la demanda de los cruceros en puertos cubanos excede las capacidades de las instalaciones portuarias dedicadas a esa modalidad, los programas inmediatos de desarrollo planifican la modernización de la infraestructura de varios puntos del país para mejorar los servicios. Todavía no hay una empresa extranjera autorizada, pero ya se están llevando a cabo estudios de factibilidad.

Igualmente, se analizan las solicitudes de nuevas operaciones, que llegan a través de Áreas Transporte, el Mintur, agencias de viaje y otras entidades, teniendo en cuenta la disponibilidad real que tiene el país y apostando por compañías validadas a nivel mundial.

Punto de vista: La industria de cruceros apuesta por Cuba

Al mismo tiempo, atendiendo al análisis comparativo de los resultados y la cantidad de solicitudes de operaciones, los entendidos en el tema consideran que el sector se seguirá expandiendo sostenidamente en Cuba. Desde la visión de Caballero, «eso implicará un alto nivel de coordinación entre las partes involucradas, para ofrecer estándares de calidad que compitan mundialmente».

La directora general de Viajes Cubanacán, Mercedes Abreu, informa que hay tres terminales internacionales de crucero, una marina internacional en Cayo Largo del Sur y nueve puntos de operaciones nacionales. Los principales puertos para la actividad de cruceros hoy son los de La Habana, Cienfuegos, Santiago de Cuba y Cayo Largo del Sur, con entradas y salidas internacionales.

De igual manera, aparecen los puntos de Casilda, Antillas, Puerto Francés y María La Gorda. Explica la directora comercial de la APN que esos dos últimos son lugares singulares, porque constituyen áreas protegidas en Cuba y allí las operaciones se realizan con extremo cuidado del medio ambiente.

«Las entidades turísticas proveen a los cruceristas de fabulosas excursiones para cubrir cualquier segmento de clientes y escoger las principales atracciones. Son productos pensados en los múltiples idiomas que tengan las personas a bordo y vendidos en el mismo barco», resalta la directora general de Viajes Cubanacán.

Abreu asegura que la modalidad del crucero es una manera de integrar a la Isla con el Caribe y de palpar el patrimonio tangible e intangible de la nación cubana para la que solo se requiere tener la embarcación, un itinerario y conocer si se tendrán o no salidas internacionales desde los puertos cubanos, porque hay algunos solo habilitados para entradas y salidas nacionales.

La directiva de la APN asevera que Cuba es un destino especial por su ubicación geográfica y plataforma marina. La entrevistada expresa: «La Isla cuenta con todas las condiciones para que el sector de cruceros se vuelva estratégico. Dentro de los principales atributos cubanos, se encuentran nueve patrimonios mundiales; algunas de las ciudades de la Mayor de las Antillas, que son de las más antiguas del continente; más de 300 playas, incluidas varias entre las mejores del mundo; la diversidad biológica y un alto endemismo. También habría que mencionar la riqueza cultural».

Dicho de otra forma, la combinación de esos atractivos posibilita la creación y consolidación acelerada de servicios y ofertas complementarias al alojamiento, «productos que distingan al país y que a la vez permitan impulsar otras modalidades como el turismo de salud, marinas, náutica e inmobiliario», acota Caballero.

A pesar del bloqueo económico, comercial y financiero que por más de medio siglo ha mantenido el gobierno de los Estados Unidos contra Cuba, dice la directiva, «se ha podido crear una infraestructura portuaria y de recepción de visitantes extranjeros en un ambiente de seguridad ciudadana, solidaridad y hospitalidad, y con un personal calificado, que garantiza la realización eficaz de lo planificado».

Vale hacer sobresalir que hay un grupo de servicios que se brindan en el territorio nacional para complementar el funcionamiento de cruceros, como son los de practicaje, remolque, amarre, lanchas, generales, recogida de basura, agua y avituallamiento.

Cómo atender al desarrollo del futuro

A la construcción de nuevos hoteles y la renovación de las instalaciones aeroportuarias, el turismo cubano suma nuevos retos. Las autoridades portuarias antillanas refieren el elevar la disponibilidad de atraques en las instalaciones certificadas para realizar operaciones de cruceros, la ejecución de procesos de creación de infraestructura portuaria para la atención a buques cruceros, según los estándares internacionales; garantizar la habilitación de otros recintos portuarios, identificados para facilitar la demanda de itinerarios con destinos Cuba y mejorar los servicios generales a los buques.

Al respecto, la especialista comercial del Mintur, Doraidy Velázquez, afirma: «A través del grupo empresarial Viajes Cuba, integrado por varias agencias que son las que conducen a los cruceristas a conocer los atractivos cubanos, no solo se puede disfrutar de nuestra naturaleza, sino de las actividades recreativas, náuticas y culturales que tenemos. Nuestra política es la de hacer un turismo sostenible y responsable.

«Somos muy celosos con las capacidades de carga de cada destino. A partir de ellas, promovemos que las compañías de crucero que quieran unirse serán bienvenidas. Potenciamos el cuidado de nuestro patrimonio. Dado que la actividad de cruceros no trasciende por el conocimiento profundo de los destinos, queremos que ocurra lo opuesto, que los extranjeros puedan saber más sobre las personas que vivimos hoy aquí en Cuba», concluye.

Desde que el crucero Adonia de Fathom, filial de la empresa estadounidense Carnival, se convirtió en el primer barco en llegar en más de cinco décadas a Cuba con cerca de 700 pasajeros provenientes de la ciudad norteamericana de Miami, otras empresas como Royal Caribbean, Norwegian Cruise, Oceania Cruises, Regent Seven Seas Cruises, Azamara Club, Royal Caribbean Cruises, MSC Cruceros y Pearl Seas Cruises llegan a la Isla con cientos de viajeros a bordo. Lo más reconfortante es que el número entidades y embarcaciones es cada vez mayor.

 

Share Button

Comentarios