Home » Reportes Especiales » Especial de TTC: El Zika es aún peligroso para la población y la economía del Caribe

Especial de TTC: El Zika es aún peligroso para la población y la economía del Caribe

Share Button
Especial de TTC: El Zika es aún peligroso para la población y la economía del Caribe

Foto: lightwise/123rf

Por F. Martin

Servicio de TTC.- Aunque el virus Zika actualmente acapara pocos titulares en el Caribe no solo sigue afectando a la región, sino que amenaza con hacerlo durante mucho más tiempo.

El combate contra el mosquito portador en la región y en América en general es fuerte, pero a pesar de esto, solo se ha reducido su progreso.

Los expertos y científicos predicen que es probable que el Zika tenga importantes consecuencias para la salud pública en América Latina y el Caribe en los próximos años. Describen el virus como una de las enfermedades emergentes más desafiantes transmitidas por vectores, pero su futuro impacto en la salud pública sigue sin estar claro.

Los estudios más recientes estiman que el virus era poco preocupante para la salud pública hasta que surgieron informes recientes de su vínculo con síndromes congénitos. Pero reportes el 3 de agosto de 2017, notificaron la existencia de alrededor de 217,000 casos de Zika y aproximadamente 3,400 casos de síndrome congénito asociado en América Latina y el Caribe.

Un informe de la Organización Mundial de la Salud sugiere que la infección por el virus del Zika podría volverse endémica.

La semana pasada en Bridgetown, Barbados, un taller regional de dos días destinado a ayudar a los especialistas en cuanto a comunicación y promoción de la salud exhortó a ser más eficientes en el uso de tecnologías de medios en la diseminación de información sobre el Zika y otras epidemias.

Según las indicaciones, el impacto económico del virus en la región podría alcanzar miles de millones de dólares, un pesado lastre para las débiles economías del área.

El Banco Mundial estima que el impacto económico a corto y largo plazo del Zika en esta parte del mundo será nada menos que una pérdida de 3.500 millones de dólares en el Producto Interno Bruto (PIB), y los países dependientes del turismo como los del Caribe se verán particularmente afectados.

La Organización de Turismo del Caribe (CTO) estima que se puede esperar una disminución del 2,4 por ciento en el turismo solo a causa de esa enfermedad lo que corresponde a un impacto adverso de entre 200 y 400 millones de dólares en la región.

El taller buscó desarrollar la capacidad regional para utilizar medios digitales y estrategias para mejorar la comunicación de salud pública sobre el Zika y otras epidemias, así como promover una cultura de innovación tecnológica para impulsar las campañas de comunicación de salud pública.

También se pretende mejorar la alfabetización digital para los profesionales de la salud pública, proporcionar un foro para facilitar el fortalecimiento de las redes de funcionarios de salud pública y comunicadores en toda la región del Caribe.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) advirtió que a principios de 2016, Zika fue declarada una Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional debido a su asociación con un aumento de defectos de nacimiento. Desde entonces, se extendió por toda América Latina y el Caribe, y también se informó la transmisión local a partes de Estados Unidos, Asia y África.

El Zika causa complicaciones neurológicas en los seres humanos y la aparición de una enfermedad en bebés conocida como “síndrome del Zika congénito”.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) agregó tres conclusiones sobre el Zika. La primera que la epidemia tendrá un impacto a largo plazo y los países incurrirán en altos costos directos e indirectos como resultado.

En segundo lugar, hay un profundo desafío de equidad en el centro de la epidemia de Zika. El impacto es desproporcionado en los países más pobres de la región, así como en los grupos más pobres y vulnerables, especialmente las mujeres pobres de las comunidades en las periferias urbanas.

La tercera conclusión es que las estrategias regionales y nacionales de preparación y respuesta requieren fortalecimiento y deben involucrar a las comunidades afectadas.

Share Button

Comentarios