Home » Noticias destacadas » Especial TTC: Los diamantes turísticos del Caribe bajo amenaza de erosión

Especial TTC: Los diamantes turísticos del Caribe bajo amenaza de erosión

Share Button
Especial TTC: Los diamantes turísticos del Caribe bajo amenaza de erosión

La pérdida de las paradisiacas condicione de sus playas puede ser un desastre para la industria turística del Caribe. Foto: rambleon/123RF

Por F. Martin

Servicio de TTC.- Muchos consideran las playas caribeñas como diamantes del turismo.

Pero estos diamantes, a diferencia de los originales,  no duran “para siempre” a causa de  la erosión cada vez más agresiva, uno de los grandes peligros del cambio climático.

Si alguna vez la región pierde sus playas, no sólo dejarán de arribar turistas, sino que incluso la vida humana puede que sea haga muy complicada.  Estudios publicados por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente estiman que el 70% de las playas en la región se están erosionando a tasas de entre 0,25 y 9 metros por año.

Los expertos creen que el fenómeno está relacionado con una mayor frecuencia e intensidad de las tormentas tropicales, el aumento del nivel del mar, el déficit de arena y los fenómenos tectónicos. Las causas vinculadas al Hombre incluyen la extracción de arena, la destrucción y ocupación de dunas por instalaciones turísticas, la construcción de puertos deportivos, la ubicación incorrecta de la infraestructura de protección costera y el daño a los arrecifes de coral y lechos marinos.

Todas las zonas turísticas del Caribe muestran una relación directa entre la erosión y las actividades humanas, lo que demuestra el carácter insostenible actual del desarrollo turístico a largo plazo.  La minería de arena y la erosión de las playas son temas de gran preocupación en países como San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas, entre otros.

El calentamiento global ha empeorado las cosas.

Según la página digital UNO Environment, el último informe sobre este tema sugiere que es probable que aumente la frecuencia de los episodios de precipitación intensa, lo que significa una mayor probabilidad de erosión y escurrimiento de sedimentos. Los expertos afirman que los impactos del cambio climático aumentarán tanto el nivel como la temperatura del mar.

“El efecto será el aumento de los daños causados por grandes tormentas, el aumento de la erosión en las islas pequeñas y los impactos en los ecosistemas costeros como manglares, marismas y arrecifes de coral” es la advertencia del estudio publicado por la entidad de la ONU.

Otras fuentes especializadas en el fenómeno afirman que debido al aumento del nivel del mar y las tormentas recurrentes, la mayoría de las naciones caribeñas han estado viendo desaparecer sus playas sin que nada pueda evitarlo.

En algunas zonas de San Vicente, por ejemplo, se han perdido entre 18 y 30 metros de playa durante los últimos nueve años. El litoral costero altamente vulnerable y las ciudades adyacentes están luchando contra el creciente riesgo de inundación debido a la lluvia y devastadoras tormentas.  Los científicos añaden que los puertos caribeños también corren el riesgo de ser afectados a causa del nivel del mar. Construidos en la época colonial, muchos puertos marítimos, como los existentes en Castries, Santa Lucía, St. Georges, Grenada, Kingstown y San Vicente, están sufriendo la creciente amenaza de inundación, en parte debido al aumento del nivel del mar.

En los estados insulares, Los puertos son el corazón económico del país y el centro de comercio, destacó en un artículo Jerry Meier, experto en Cambio Climático del Banco Mundial. Agregó que los aeropuertos también se ven afectados. “Típicamente construidos en zonas costeras planas, aeropuertos como el  Melville Hall, en Dominica, Maurice Bishop, Grenada, y Hewannorrah, Santa Lucía, están lidiando con el aumento del riesgo de inundación y el aumento del nivel del mar”, advirtió.

El 70 por ciento de la población caribeña vive en la costa. Casi todas las principales ciudades del Caribe, con sus millones de habitantes y sus infraestructuras esenciales, están a menos de una milla de la costa, incluidas ciudades altamente vulnerables como Puerto Príncipe, Haití y La Habana, Cuba.

Meier citó las recomendaciones del Banco Mundial que podrían mitigar la catástrofe que determinaría  la desaparición de los diamantes del Caribe.  En el plano social, las personas pobres y vulnerables serán las más afectadas por el aumento del nivel mundial del mar. La planificación de la tierra debe incorporarse más en los programas sociales para abordar la forma en que están expuestos a riesgos.

En cuanto al ángulo económico, cualquier sistema preventivo necesita establecer un plan de recuperación económica y diversificación.  Después de un desastre medioambiental se necesitan más inversiones en cuanto a la recopilación de datos científicos y controles de inundaciones, que no dañen el medio ambiente, como preparación para cambios en el volumen y la frecuencia de las lluvias.

Los  riesgos son claros. La planificación territorial y la gestión de las cuencas hidrográficas tienen el potencial de contribuir a enfrentar los riesgos en las ciudades costeras y promover ciudades más compactas, lo que podría reducir la emisión de gases de efecto invernadero y proteger a las personas que viven en zonas amenazadas.

 

Share Button

Comentarios