Home » Reportes Especiales » Especial de TTC. Huracanes: Sin problemas para los cruceros ni para sus pasajeros

Especial de TTC. Huracanes: Sin problemas para los cruceros ni para sus pasajeros

Share Button
Especial de TTC. Huracanes: Sin problemas para los cruceros ni para sus pasajeros

Foto: rawpixel/123RF

Por F. Martin

Servicio TTC.- El sonido tenebroso de los vientos huracanados de Harvey, Irma y María ha sido rápidamente reemplazado en el Caribe por el ronroneo mucho más agradable para la industria turística regional de los motores de los grandes cruceros.

En Nueva York, la Asociación de Cruceros del Caribe de la Florida lanzó una campaña publicitaria multimillonaria llamada “El Caribe está abierto”.

El objetivo de tal promoción ha sido aclarar que si algunos puertos del Caribe se vieron afectados por estas tormentas, a la mayoría de los destinos les fue bien. Según la Asociación muy poco después de los embates huracanados muchos destinos estaban abiertos y el resto se abrió un poco más tarde.

No hay que negar que varias líneas, incluidas las gigantescas Royal Caribbean y Carnival Cruise Line, se vieron obligadas a cancelar las vacaciones en las islas del Caribe debido a los numerosos y severos huracanes recientes.

Además, este último período de clima turbulento también ha provocado grandes preocupaciones en los pasajeros de estos barcos de recreo.

Pero en este momento, la terrible temporada de las tormentas tropicales de 2017 ya ha finalizado y las compañías de cruceros han regresado a sus negocios sin inmutarse. Seguramente solo hasta el inicio de la temporada en 2018. La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) considera oficialmente que la temporada de huracanes del Caribe corre entre el 1 de junio y el 30 de noviembre y que las peores tormentas generalmente ocurren durante septiembre y octubre.

Sin embargo, ni la industria del turismo del Caribe ni ninguno de los que participan en ella, incluidos los cruceros, deben olvidar algunas experiencias dejadas por la temporada 2017.

Quizás la primera de estas experiencias es que las consecuencias crecientes del calentamiento global deben ser monitoreadas más que nunca. Una de las razones es que los huracanes se han vuelto más difíciles de pronosticar. Después del huracán Sandy en 2012, se pronosticó, por ejemplo, una temporada de 2013 particularmente desagradable, pero no surgió ni un solo huracán importante.

Hoy, cada vez más expertos advierten que es difícil saber cuándo llegará un huracán. Pero creen que es más fácil “adivinar” dónde golpearán. Los científicos afirman que la línea divisoria entre el Mar Caribe y el Océano Atlántico es la ruta más común para los huracanes. Si bien no existe una isla “libre de huracanes” en el Caribe, la experiencia demuestra que las Bahamas y las Islas Vírgenes Británicas suelen ser las más afectadas, mientras que los puertos del sur del Caribe como las islas ABC (Aruba, Bonaire y Curazao) generalmente están fuera del camino de la mayoría de las grandes tormentas, agregan expertos.

Las líneas de cruceros ya parecen estar listas para esquivar las eventualidades del clima cada vez más impredecibles.

En 2017, el Harvey cerró el puerto de Galveston en Houston, Estados Unidos, durante una semana completa, cancelando una serie de viajes, con cuatro barcos varados y casi 20,000 pasajeros en el mar.

“Si realiza un crucero desde la costa este o la costa del golfo de Estados Unidos durante la temporada de huracanes, querrá mantenerse en contacto con su línea de cruceros para asegurarse de conocer cualquier cambio en su viaje. Las condiciones pueden cambiar rápidamente y las decisiones finales sobre las operaciones portuarias o los cambios en los itinerarios no se pueden realizar hasta muy cerca de la partida “, aconsejó un experto en Internet.

Un “ángel protector” de los cruceros es la tecnología.

Gracias a los radares de seguimiento de tormentas altamente avanzados, los barcos son alertados mucho antes de que se encuentren con una tormenta. Los cruceros se mueven además el doble de rápido que las propias tormentas, por lo que pueden superar las tormentas o simplemente rodearlas.

Si compra un boleto para viajar en uno de esos buques por el Caribe en la temporada de ciclones, no tendrá nada que temer.

Seguramente no enfrentará un naufragio.

Solo tal vez un reembolso de su dinero o un cambio de fecha de salida.

Share Button

Comentarios