Home » Reportes Especiales » Especial de TTC: Cubanos y estadounidenses preocupados por el “deshielo”

Especial de TTC: Cubanos y estadounidenses preocupados por el “deshielo”

Share Button
Especial de TTC: Cubanos y estadounidenses preocupados por el "deshielo"

En opinión de varios expertos, Cuba es segura para los viajeros norteamericanos. Foto: TTC

Por F. Martin

Servicio de TTC.- Los cubanos no son los únicos preocupados por las nuevas y numerosas acciones del gobierno de Estados Unidos contra el llamado “deshielo”, que fue anunciado al mundo en diciembre de 2014 y que hoy está en extremo limitado a causa de esas medidas.

Las últimas decisiones adoptadas por Washington están relacionadas con misteriosos “ataques acústicos” contra funcionarios de su embajada en La Habana de los cuales no se conocen ni autores ni culpables pero que han llevado a empresarios y analistas estadounidenses a tratar de descifrar el futuro de los viajes turísticos a Cuba.

En ese contexto, el periódico The New York Times decidió informar de manera especial a sus lectores que quieran viajar a Cuba lo que pueden esperar al respecto.

En un editorial reciente, el periódico de la Gran Manzana pareció lamentar que “justo cuando parecía que Cuba estaba en camino de convertirse en un destino rutinario para los estadounidenses, las tensiones y tácticas que recuerdan a la Guerra Fría han vuelto a complicar el viaje a la isla”.

Recordó que quien está detrás de los ataques y cómo se llevan a cabo aún no está claro. Pero obervó que el gobierno cubano niega la responsabilidad y ha permitido que la policía federal, el FBI, investigue la situación.

“Sin embargo, el Departamento de Estado advirtió que los estadounidenses comunes podrían convertirse en víctimas” y apoyándose en ese concepto decidió reducir el número de viajeros “americanos” en Cuba y no solo el personal de la embajada en La Habana.

El NYT no obstante citó a estadounidenses que tienen criterios distintos de los del Departamento de Estado. “Algunos organizadores de viajes dijeron que el Departamento exageró los peligros que representan los ataques sónicos”, Subrayó que tales incidentes no han afectado a viajero común alguno.

Una opinión distinta a la de Washington es la de Colin Laverty, presidente de la agrupación privada Cuba Educational Travel, que ha organizado grupos estudiantiles y de turismo en la isla durante varios años.

Laverty dijo que el gobierno de Estados Unidos tiene la responsabilidad de dejar claro a los estadounidenses que Cuba sigue siendo segura. Aclaró que estos son incidentes aislados y que no hay riesgo para los estadounidenses que viajan a la isla. Laverty teme que con las noticias exageradas sobre los ataques sónicos y las subsiguientes medidas “los americanos van a pensar dos veces antes de irse a Cuba”.

Según el NYT, los viajes estadounidenses a Cuba, que crecieron después de una distensión entre los dos países a partir de finales de 2014, ya comenzaron a sufrir después de que el presidente Donald Trump anunciara en junio una política más restrictiva hacia el gobierno de Raúl Castro.

Las nuevas reglas dieron vuelta al reloj a los días antes de la distensión de 2014, restringiendo los viajes americanos a Cuba en la categoría de” gente a gente “a grupos organizados, haciendo las visitas más costosas, agregó el artículo.

El diario estimó, sin embargo, que muchos viajeros están “malinterpretando” la advertencia del Departamento de Estado y creen que ir a la isla vuelve a estar totalmente prohibido.
Por ello el Times determinó aconsejar a posibles viajeros a Cuba.

Expuso que el Departamento de Estado emite avisos sobre regulaciones de viajes a diferentes países “todo el tiempo”. “Aunque los ciudadanos siempre deben tener en cuenta tales advertencias y leerlas en detalle, no son obligatorias”, informó.

Además expuso que el ciudadano estadounidense que necesite ayuda estando en la isla, contará con la ayuda de un personal mínimo en su embajada en La Habana que quedará allí para casos de emergencia.

El periódico neoyorquino negó que el golpe propinado a Cuba por el huracán Irma sea una razón válida para desalentar los viajes. “Mientras que algunas partes de Cuba fueron golpeadas duramente por la tormenta, incluyendo áreas turísticas como la cayería del norte y Varadero, las áreas generalmente visitadas por los americanos no son esas, recordó. Aunque La Habana sufrió de inundaciones la infraestructura turística volvió enseguida a la normalidad, agregó.

Sobre las restricciones dictadas por Trump aconsejó a los viajeros que hagan sus visitas a la isla con una organización que reúna programas de tiempo completo para viajeros, como la Smithsonian Journeys, Viajes Culturales de Cuba y el Centro de Estudios Cubanos.

Recordó que los reglamentos para establecer las prohibiciones de Trump no se han publicado aún.

Share Button

Comentarios